El ciclo educativo de seguridad vial ‘Haz tu parte’ se clausura en Haro

Bretón se dirige en la clausura del programa a los alumnos del centro de Secundaria jarrero./ E. C.
Bretón se dirige en la clausura del programa a los alumnos del centro de Secundaria jarrero. / E. C.

Bretón, delegado del Gobierno en La Rioja, despide en el instituto jarrero un ciclo que ha movilizado a 1.830 jóvenes, 120 de Haro

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

El Instituto Ciudad de Haro fue el escenario elegido por el delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, y la subdirectora general de Universidades y Formación Permanente del Gobierno de La Rioja, Carmen Duque, para clausurar ayer la segunda edición del programa de educación en seguridad vial ‘Haz tu parte’ que se ha desarrollado durante el segundo trimestre del presente curso académico. En el acto protocolario, que contó con la presencia de Beatriz Zúñiga, jefa provincial de Tráfico, y Pedro Manuel Deza, coordinador provincial de Educación Vial de la DGT, participó además Juan Pedro Sanz, miembro de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular (Aesleme), que quedó tetrapléjico tras sufrir un siniestro en la carretera y ha sido uno de los dos ponentes encargados de impartir las sesiones de sensibilización y formación incluidas en el temario a los adolescentes riojanos.

Ayer, de suyo, volvieron a hacerlo ofreciendo dos charlas que contaron con la asistencia de 120 alumnos de segundo curso de Secundaria del Instituto Ciudad de Haro.

Desde la apertura del ciclo, que se inició el pasado 15 de enero, y hasta la última de las jornadas programadas, se han llevado a cabo un total de 37 acciones de carácter divulgativo en 29 centros de Secundaria de la región. De ellos, 14 se encontraban en Logroño y el resto en Aldeanueva de Ebro, Arnedo, Autol, Calahorra, Cervera del Río Alhama, Ezcaray, Fuenmayor, Nájera, Ortigosa de Cameros, Rincón de Soto, San Asensio, Santo Domingo de la Calzada, Alfaro y, por supuesto, Haro. El nivel de participación resulta sorprendente. Lo han seguido, en total, 1.830 alumnos riojanos.

Y con ellos trata de expandirse por toda la Comunidad los contenidos de las actividades en las que han participado. Porque el objetivo de esta iniciativa, organizada por la Jefatura Provincial de Tráfico en colaboración con la Consejería de Educación, Formación y Empleo, era «sensibilizar a los jóvenes en materia de prevención de los accidentes de tráfico, concienciarles sobre sus graves consecuencias y enseñarles a responder en caso de que se vean involucrados en algún siniestro».

‘Haz tu parte’ se ha estructurado, por ello, en tres partes bien diferenciadas que permitían explicar cada uno de los niveles de prevención en los que se puede intervenir, desde la perspectiva temporal, en los accidentes de tráfico. Antes de su concurrencia, para evitarlos; una vez ocurrido, para minimizar sus consecuencias; y sobre las consecuencias ya producidas, para maximizar su recuperación.

De ahí que el primero de los capítulos se centrase en «la responsabilidad (de los estudiantes) como peatones y como ciclistas; el segundo en las «actuaciones mínimas» que deben realizar, caso de sufrir o encontrarse ante un accidente de tráfico, así como la intervención «al final de un proceso en el que ya han fallado todas las estrategias preventivas» para convencerles de que «todos podemos ayudar», por encima de la edad que se tiene, aun no siendo profesionales «ni hacer milagros»; y el tercero la consideración sobre las consecuencias de los accidentes en lesionados graves y fallecidos por accidente de tráfico.

A la hora de transmitir todos esos fundamentos, y con la intención de hacerlos más comprensibles para los alumnos, los contenidos del programa se dividieron en dos partes que enfocaban la puesta en común sobre la prevención primaria que ayuda a entender la distracción como un factor de riesgo entre los peatones, y a asimilar perfectamente las normas básicas de circulación y las situaciones de peligro que se asumen como ciclista, aprendiendo al mismo tiempo ciertos consejos de seguridad.

Más allá de los fundamentos de prevención secundaria, mediante la aplicación del método PAS, también se abordó el entramado circulatorio en el que se mueven ya desde la experiencia y con la inestable colaboración de Juan Pedro Sanz que ofreció su testimonio personal a los participantes.

De su mano, los adolescentes entendieron los fundamentos de la prevención terciaria mediante el conocimiento de las lesiones más graves, tanto las medulares (paraplejia y tetraplejia) como los traumatismos craneoencefálicos o las amputaciones. Y, al mismo tiempo, las secuelas físicas y psíquicas que pueden conllevar los siniestros.

Barreras arquitectónicas, en la calle y en la vivienda, y medios de trasporte adaptados (privados y públicos), fueron otros de los apartados abordados a lo largo del ciclo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos