El campeonato de mus de Haro revoluciona el orden

Los integrantes de las parejas que han disputado la cuarta edición del Campeonato de Mus El Mazo-EL CORREO posan por última vez juntos ante el local donde han jugado durante los últimos cuatro meses./ R. SOLANO
Los integrantes de las parejas que han disputado la cuarta edición del Campeonato de Mus El Mazo-EL CORREO posan por última vez juntos ante el local donde han jugado durante los últimos cuatro meses. / R. SOLANO

José Mari e Iván reciben la 'txapela' que les ratifica como ganadores del torneo El Mazo-ELCORREO a todos los efectos

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

El orden jerárquico no siempre responde a la importancia real de las cosas. Basta con echar un vistazo a las cartas de la baraja, cuando se juega al mus y se cruzan apuestas en firme. Tres humildes 'pitas' valen más que dos ponderados 'coronados', por mucho que aquellas entren en operación de desecho cuando hay descarte y éstos se añoren cuando no aciertan a llegar.

Hay mucho más por medio, además del triunfo, en la vida de los mortales. Aunque éste sirva de referencia y estímulo para mejorar cuando se lucha contra uno mismo.

Sirva de ejemplo. Del Campeonato de Mus El Mazo-EL CORREO disputado a lo largo de los últimos meses en el local de Luis Salazar, se sabe que hay clasificación matemática. Y que ésta ha acabado encumbrando a la pareja formada por José Mari e Iván, propietaria al cierre de la competición de 51 puntos que la situaban por encima de Luis Miguel y José Ángel, que cedieron después de tres victorias consecutivas en la convocatoria para sumar la plata en la cuarta edición con 45.

Por detrás se situaron, revelan las matemáticas, Tasio y Nieva con 43, uno más de los logrados por Mendoza y Dani, Ramón y Rafa, y dos por encima de Manolo y Jesús.

Luis María y Pedro, y Jesús y Bermúdez sumaron 39; Pistón y Antonio, y Roberto y Juan 38; Óscar y Paco 37; Juan y Justo 36; Toño y Guardamino 35; Jon y Emilio, Gerardo y José Luis, Júpez y José Félix; 33; Chema y Viribay, Luis Meléndez y Luis Salazar, y Óscar y Guillermo 32; Mario y Antolo 31;Roberto y Julián 30; Pollo y Viri 26; Jesús Mari y Sergio, y Olarte y Sancho 24; y Germán y Jacob 21 para completar el listado en la última plaza.

Pero la entrega de premios celebrada ayer, más tarde que nunca y con mejor tiempo porque nunca antes hubo tantas parejas inscritas y se necesitó tanto tiempo para cuadrar las cuentas, vino a demostrar que el desarrollo del torneo igualó fuerzas por encima de balances numéricos.

De ahí que la organización premiase con distinciones y regalos a todos los que hicieron posible esta nueva convocatoria, desde los primeros a los últimos, en el penúltimo de los encuentros que aparecen en la programación del torneo. Estableciendo durante el encuentro, lejos en este caso de la competición, criterios de igualdad, más allá del 'pique' que afloró en ocasiones sobre el tapete y después del reparto de las cartas para dar juego.

Después de casi cuatro meses de competición, priman las escenas en las que se cruzaban golpes de suerte y sobre todo de humor que han allanado los caminos entre los participantes.

Y por ello adquiere más trascendencia el hecho de que los mismos jugadores que lucharon contra el resto y se encontraron de nuevo durante la entrega de premios tengan decidido ya reencontarse por enésima vez este sábado para compartir, no ya tapete y baraja, sino mesa y mantel, que unen más.

La nómina cerró filas y se conjuró para desear la suerte que se necesita, porque nunca es suficiente, a los campeones de esta edición que, con la 'txapela' en la cabeza, defenderán al torneo jarrero en el Máster Nacional de Mus que se disputará a finales de año en Córdoba.

Con más razón aún a las tres parejas que han ocupado las plazas que van de la segunda a la cuarta. En su caso, deberán defenderán las opciones que tienen de estar en la misma cita, aunque para ello deberán ganarse el pase en el Premáster que se disputará en Logroño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos