La Banda Municipal no actuará en Semana Santa por la «falta de previsión» del Concejo

El cuerpo de nazarenos alumbra el camino al paso a la procesión de la Cena del Señor, que recorre las calles de Haro la noche del Jueves Santo./ R. SOLANO
El cuerpo de nazarenos alumbra el camino al paso a la procesión de la Cena del Señor, que recorre las calles de Haro la noche del Jueves Santo. / R. SOLANO

El plazo legal para citar a la asamblea que valide el convenio imposibilita su presencia en las procesiones jarreras

Daniel Ortiz
DANIEL ORTIZ

La situación de ‘impasse’ que atraviesan las relaciones entre el Ayuntamiento de Haro y la Asociación Banda de Música de la capital riojalteña se cobrará en dos semanas una de esas ‘víctimas’ que duelen especialmente. La formación musical no estará presente en las procesiones jarreras –tal y como viene haciendo desde hace décadas–, y no precisamente por falta de voluntad. En este caso ha sido la burocracia y la falta de planificación las que impiden la presencia de uno de los elementos imprescindibles de la Semana Santa de Haro hasta la fecha.

A saber. Según ha podido saber este medio, recientemente se han mantenido contactos entre el Concejo y la Banda de Música con una premisa fundamental: rebajar el clima de tensión que reina desde hace meses para suscribir un nuevo convenio que dé sustento legal a la entidad musical. Ha sido una reunión cordial, con espíritu productivo, en la que el Consistorio jarrero ha presentado a los representantes de los músicos un borrador del nuevo convenio, a efectos de que la Banda modifique y discuta aquellos puntos que considere oportunos.

Ese documento, de firmarse antes del inicio de Semana Santa, permitiría al Concejo contratar a la Banda para que, así, participara en las procesiones tal y como viene haciendo ‘de toda la vida’. Solo un obstáculo se interpone en el camino, aunque por desgracia resulta insalvable: la burocracia.

Los miembros de la Banda que asistieron a la reunión con el Ayuntamiento no tienen potestad para firmar el nuevo convenio en nombre de todos sus componentes, sino que deben trasladarlo a una asamblea que, legalmente, ha de convocarse con un mínimo de quince días de antelación. Así que, aunque la citación se emitiese a primerísima hora de este viernes, la primera de las fechas disponibles para celebrar esa asamblea nos situaría en el mejor de los casos –obviando que el Jueves y Viernes Santo son festivos– en el ocaso de la cita pasionista. En resumen: al Concejo le ha pillado el toro.

La presidenta de la junta gestora de la Banda, Ascen Alonso, señala que «es una pena» que la formación se pierda las procesiones de este año, pero subraya que «sin un contrato firmado no podemos actuar; el Ayuntamiento pone a nuestra disposición los instrumentos, pero sin un contrato no podemos arriesgarnos a que ocurra algo».

Además, Alonso explica que «no hemos podido ensayar todos juntos en lo que llevamos de año», cuando lo habitual en circunstancias ‘normales’ es preparar las procesiones de forma intensiva desde el mes de diciembre.

Desde la Banda Municipal de Música lamentan que la «falta de previsión» haya frustrado unas actuaciones que habrían supuesto «un bonito punto de partida» para la nueva etapa de la formación. «Los miembros de la junta hemos decidido convocar a los miembros de la banda a la asamblea para pulsar su opinión sobre la negociación del contrato, aunque no lleguemos a tiempo para Semana Santa», señala Alonso, quien insiste en definir como «una pena» esta situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos