La Banda de Haro acepta negociar la prestación del servicio sobre la base del último contrato en vigor

Ricardo Chiavetta encabeza la formación de la Banda de Música de Haro durante el desarrollo de la última procesión de San Felices, el 25 de junio de 2017./ R. SOLANO
Ricardo Chiavetta encabeza la formación de la Banda de Música de Haro durante el desarrollo de la última procesión de San Felices, el 25 de junio de 2017. / R. SOLANO

Ambas partes inician los contactos, ya de forma oficial, tras la asamblea en la que García garantizó su «buena disposición»

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

Pistoletazo de salida, con profundos cambios en la decoración y hasta relevo en la nómina de los protagonistas. Ayuntamiento y Banda de Música de Haro inician, ya de forma oficial, las negociaciones para la contratación del servicio sobre la base del último contrato en vigor, el que estableció el marco de relación entre ambas partes durante el cuatrienio 2014/2017.

Lo acordaron los músicos en asamblea, al aceptar, tal y como avanzó este medio semanas atrás, la propuesta formulada por el equipo de gobierno que dejaba en sus manos la posibilidad de introducir en el borrador del nuevo documento cuantas modificaciones considerasen oportunas, garantizó entonces Leopoldo García a la junta de la Banda que delegó cualquier decisión al respecto en sus compañeros.

La escenificación de ese giro en redondo, el que conduce del agotador conflicto soportado durante más de un año hasta la «buena disposición al acuerdo» expresada personalmente por el concejal de Cultura a todos los músicos, antes del inicio de su asamblea, parece aventurar un desenlace mucho más prometedor.

El Concejo considera cerrada, por fin, la relación con la Banda en los términos en que fue pactada hasta el último año, ordenando la devolución de la fianza despositada como garantía por la asociación mediante acuerdo de junta de gobierno. Y, después de meses en los que se ha movido en una incomprensible indefinición, seguramente motivada por la confluencia de diferentes sensibilidades entre los partidos que lo componen, acaba posicionándose claramente sobre el modelo al que se aferra para la prestación del servicio de ensayos y conciertos.

Tras la renuncia, que no dimisión, de Javier Redondo a esta delegación en concreto, García no tuvo reparo alguno en confirmar que su deseo, como representante del PR, y el del grupo Socialista, era suscribir un contrato 'cerrado' con la asociación que agrupa a los músicos de la ciudad, base histórica de la Banda tal y como fue concebida. Y, consecuentemente, dejaba claro que renunciaban a la licitación pública del servicio como exigía su socio de Ganemos Haro para seguir gestionando la concejalía.

Redefinido el marco de negociación, la resolución del problema parece mucho más probable que hace unas semanas, cuando se asistió incluso a una concentración ciudadana en defensa de los intérpretes que, no obstante, prefieren afrontar esta nueva etapa del proceso con mucha cautela. Sobre después de lo sucedido durante el último año en el que no se convocó la comisión de seguimiento que solicitaron sus representantes, se negó incluso la existencia de la petición cursada para ello mediante registro en las oficinas del Consistorio y se impusieron, mes tras mes, sanciones económicas por incumplimiento de contrato que llegaron a sumar cerca de 20.000 euros.

Ayuntamiento y Banda parecen redescubrir, a pesar de la firme decisión de ésta de repasar el contenido del futuro documento hasta la última coma, que confluyen en el fondo de la cuestión y en su firme intención de suscribir un acuerdo que acabe con el vacío abierto desde hace ya cuatro meses y que García confía no se demore en el tiempo, pudo saber este periódico.

Al fin y al cabo, lo más sustancial del encuentro celebrado en la noche del lunes parece concentrarse en las formas y éstas ofrecen un semblante mucho más propicio para ello.

Como hiciera antes de Semana Santa a sus representantes, el concejal de Cultura planteó a los músicos las tres opciones que se barajaban en el seno de la Corporación para reconducir las relaciones, bien mediante convenio, licitación del contrato o contratación directa, en parecidos términos a los recogidos hasta ahora. Aunque aceptando que será necesario establecer una nueva plantilla de componentes y 'cuerdas' (instrumentos) ajustada a las posibilidades de la asociación en estos precisos momentos.

Se trata de un cuadro que será definido con criterios estrictamente técnicos y musicales, dijo García, y que se supone elaborará el director de la banda, Ricardo Chiavetta, afectando igualmente a los términos económicos del documento final.

A la espera de que se les remita desde el Consistorio ese informe, que no resulta baladí en ningún caso, la asociación irá revisando los articulados del anterior contrato para tratar de ofertar una redacción que no plantee más problemas, garantice la prestación del servicio y normalice las relaciones entre la Administración local y su Banda.

A todo esto. En la asamblea fue reelegida Ascen Alosno como presidenta de la asociación musical.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos