El Correo

«Me sorprendo a cada momento que voy viviendo estas fiestas»

La guapa de las fiestas de Haro se toma un descanso antes de afrontar la agenda del día.
La guapa de las fiestas de Haro se toma un descanso antes de afrontar la agenda del día. / R. SOLANO
  • Ana María Domínguez, Jarrera Mayor, nació en Salamanca hace veintiocho años pero se entrega a sus ‘abuelos’ en el Banco de España y con ellos se ha ido sintiendo parte de la ciudad jarrera

Ana Domínguez se asomó a Haro a través de quienes más saben de la ciudad, los abuelos del Centro de Día con los que comparte complicidad y le recargan las pilas. Hoy siente como Jarrera Mayor quien nació hace veintiocho años en Salamanca. Se advierte en su talante y en sus ojos que creció en una ciudad universitaria y es, sobre todo, una chica despierta. Ahora también de aquí.

–Sinceramente. ¿Qué le animó a presentarse a este certamen?

–Ver la cara de ilusión de todas las ‘abuelas’ que tengo en el Centro de Día al leer la noticia de que se abría el plazo de inscripción y hacer la broma de que yo podría ser una de las candidatas. Al ver el brillo de sus ojos ya no hubo vuelta atrás.

–¿Pesó en ese paso su entorno más próximo o fue una decisión personal, por encima de todo?

–Siempre he sido muy independiente a la hora de tomar decisiones pero intento saber la opinión de los demás y, sobretodo, el apoyo de los que me quieren, de mi gente, de esa que sé que me dice la verdad. Fue al cincuenta por ciento. Yo lo tenía claro pero su apoyo y su sí rotundo hizo que se me despejara cualquier duda.

–Curioso. Después de varios años, en los que se ha tratado de compatibilizar las figuras de Jarrera y Jarrero, se vuelve a la situación inicial. Sólo se presentan chicas.

–En principio se dijo que este año se había presentado un chico también pero que no había podido asistir. Al final estamos disfrutando de la experiencia las tres, que aunque seamos chicas, éramos las que teníamos esa ilusión. Igual es que los chicos son más tímidos… ¡No lo sé!

–Habría que analizar cuál es la razón por la que ha producido ese giro. ¿Usted entiende por qué?

–Quiero pensar que solo son motivos casuales, que es porque no ha coincidido o simplemente que a ningún chico le ha apetecido vivir las fiestas de esta manera. Deberíamosdejar atrás los prejuicios y pensar que esta experiencia es para chicas.

–Lleva ya cinco jornadas de experiencia. ¿Se esperaba algo así el día de su elección como Jarrera?

–Para nada. Me sorprendo a cada rato. Sabía, desde que salí elegida como Jarrera, que estas fiestas serían diferentes pero no tanto, y siempre para bien. Estoy disfrutando como nunca, viviéndolas desde dentro. ¡Es una pasada, una experiencia superbonita que le recomiendo a todo el mundo!

–Sanjuanada, disparo del cohete, procesión del Santo… ¿Cuál de los actos en los que ya ha participado le ha sorprendido más?

–No podría escoger sólo uno. Me voy sorprendiendo cada vez que participo en uno de ellos. Sería incapaz de elegir. Sin duda, el disparo del cohete es especial, salir al balcón y ver toda la Plaza de la Paz llena de gente esperando a que empiecen estos días tan geniales... ¡Se te pone la piel de gallina! Pero es que el día de San Felices no tiene nada que envidiar a la jornada de San Juan, para mí fue un día espectacular. Es totalmente distinto, obviamente, pero complementarios al cien por cien.

–En todo caso, parece evidente que cada uno de ellos conlleva sensaciones muy diferentes.

–Ha sido un cóctel de sensaciones en cada acto. Los nervios no me han faltado en ninguno. Ha sido un punto en común todos los días, al igual que la alegría. Pero con toques diferentes. No es igual la euforia del día del cohete que las sensaciones vividas en la procesión de San Felices.

El respaldo de la pareja

–En buena medida pasa a formar parte de la vida social de la ciudad. ¿Su pareja entiende que deberán sacrificar parte de sus tiempo para ello? ¡No siempre es fácil…!

–Él es un santo. ¡Jajajaja! Las damas y yo le hemos nombrado mayordomo porque está ahí para todo. Que se te ha olvidado algo, él va corriendo. Que tiene que hacer de chófer, ahí está él… Y así continuamente desde que empezó esta aventura. La verdad que tengo que agradecérselo un montón. Sé que si esto se lo preguntaras a él diría que no sacrifica tiempo sino que lo comparte conmigo porque sabe que a mí me hacía muchísima ilusión y es por ello una alegría compartida.

–Quienes estarán encantados serán sus familiares y amigos.

–No han tomado conciencia hasta que ha empezado todo. Al principio nadie me creía cuando dije que me iba a presentar. Pero cuando vieron que llegaba el día y que salía elegida, todo fueron palabras bonitas y ánimos, ¡muchos ánimos! Estoy viviendo esto rodeada de un montón de gente, que ya conocía y que he ido conociendo en estos días... ¡Y estoy encantada! Mis amigos están a tope y sólo tengo palabras bonitas para ellos, al igual que para mi familia que han venido a las fiestas para vivirlo de una manera diferente. Desde aquí les mando un beso enorme, que ya se han tenido que volver a Salamanca después de pasar unos días en Haro . Sé que la vuelta no ha sido fácil porque todo el que viene en fiestas siempre quiere quedarse más... ¡Jajajaja!

–¿Se disfrutan más o se viven de una manera especial?

–Tienes que saber jugar más con el tiempo. Pero siempre puedes asistir a todo lo que te apetece. Con más control que otros años. Por ejemplo. En vez de salir a tope por las noches, vives más las fiestas de día y de manera más especial, que por un año que te pierdas algún concierto no pasa nada. ¿No?

–Llega el gran día. ¿Lo afronta con nervios o ya ha hecho callo?

–Soy asidua a la Batalla. Me encanta el día de San Pedro y jamás me lo pierdo. Siempre me guardo mi día libre para poder disfrutarlo. ¿Nervios? No soy capaz de controlarlos ningún año. Una semana antes ya estoy mirando el tiempo, preparando la ropa blanca, decorando el Centro de Día… Para mí es uno de los días más especiales, tanto del año como de las fiestas.

–¿Qué supone subir a la Batalla como Jarrera Mayor?

–Nunca me había planteado esta situación. De hecho, lo pienso y es como que aún no me lo creo. Supone vivir de otra manera esta jornada, totalmente diferente a como pueda haberlo vivido los demás años. Y, obviamente, no se volverá a repetir. Así que lo exprimiré al máximo, como voy haciendo con los demás días.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate