Problema mundial, versión teatral

Escena. Tres actores y una actriz saltan al escenario con lo mínimo dando vida a innumerables personajes./
Escena. Tres actores y una actriz saltan al escenario con lo mínimo dando vida a innumerables personajes.

La compañía Borobil ofrece mañana ‘Gu’, un espectáculo sin texto dirigido al público familiar

FÉLIX MORQUECHO

La obra no tiene texto y el título apenas suma dos letras, pero los cuatro actores y actrices que subirán mañana al escenario del Teatro Coliseo tienen mucho que contar. Su objetivo es sacar a la palestra el cambio climático y hacerlo para todos los públicos. ‘Gu’ es una obra que habla del planeta tierra y lo presenta en todo su esplendor.

La compañía Borobil puso en marcha la obra en octubre del año pasado y consiguió destacadas críticas en el festival internacional FETEN de Gijón, el más importante en espectáculos infantiles. Anartz Zuazua es su director y con ‘Gu’ afrontó la primera obra sin texto de la compañía. «Nos obliga a ser más concretos, más claros a la hora de comunicar, y eso exige un trabajo corporal importante para conseguir decir las cosas» explica el director.

El cambio climático que sufre el planeta es el tema central de una obra que se divide en dos partes y un epílogo. En la primera parte se muestra la diversidad que tiene el planeta tierra de una forma muy creativa. «Uno de los objetivos que me marqué con esta obra fue usar elementos cotidianos para darles otro uso, ¿cómo crear una jirafa, una gacela o unos delfines? De esta manera creamos esa primera parte de diversidad en la que se ven un montón de animales y el ser humano convive con todo lo que hay, y lo respeta». En la segunda parte el ser humano descubre la industria y empieza a destruir aquello que durante tanto tiempo cuidó, y tras asolar el planeta busca otro donde seguir igual, pero se topa con unos pobladores que le dicen que no, que limpie aquello que tenía y lo recupere. «El mensaje sería que cuidemos lo que tenemos porque no hay más», apunta Zuazua.

Llevar esa historia a un público como los niños y niñas no es sencillo, pero la compañía Borobil se propuso hacer mucho con los recursos mínimos. «La escenografía son tres tubos de tela que se inflan y se desinflan con unos ventiladores y van creando diferentes relieves y distintos espacios como el mar, el fondo marino, la Antártida, África...» señala el director. ‘Gu’ permite al público un viaje por todo el planeta sin moverse de la butaca, pero no es tan cómodo para los actores. «Acaban bastante cansados porque son muchos papeles» señala. «Estaría bien que se viera todo lo que tiene que hacer el actor cuando sale y se tiene que preparar para volver a entrar, es un guirigay de elementos y de ropas que...».

La obra se anuncia como dirigida a un público a partir de 5 años de edad, pero como no se cierra la entrada al teatro a nadie el director hace su análisis. «Los de 5 a 8 años se quedan muy sorprendidos, pero los de 3 a 5 no paran de preguntar a los padres aquello que están viendo, porque son muy listos. Y los padres, creo que se quedan ojipláticos al ver que con un elemento cotidiano somos capaces de crear un animal o un personaje».

Muchas preguntas

A partir de la respuesta que han conseguido en un año largo de andadura, los responsables de ‘Gu’ observan que se genera un debate entre pequeños y mayores. «Los niños se van con muchas preguntas para los padres, y ese era uno de nuestros objetivos, que pregunten en casa sobre todo esto que está pasando» señala Anartz Zuazua.

Con el subtítulo de ‘no estamos solos’, la obra de teatro que llega mañana al Coliseo se presentará hoy en Aranda de Duero con el cartel de localidades agotadas. Además, el espectáculo llega con un aliciente añadido por parte local, ya que el compositor de la música es el eibarrés Ekhi Vegas. «Ha hecho un trabajo exquisito» reconoce el director.

Temas

Eibar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos