Una plaza pública a cubierto en Ermua

El centro cuenta con espacios infantiles diferenciados según las edades./A. Lasuen
El centro cuenta con espacios infantiles diferenciados según las edades. / A. Lasuen

El Centro Cívico Miguel de Unamuno comienza su nueva andadura con la visita de numerosa población que acudió el viernes a su reapertura

AINHOA LASUEN

Fue el cine Guria en los 70, en que no había ninguna infraestructura de este tipo en la villa. Pasó a ser el Ateneo, albergando teatro y otras actividades culturales en los 80, años después de que el Cinema Ermua atendiera las necesidades de la población en cuanto al séptimo arte y, tras muchos años, cerrado pasó a ser el Centro Cívico Miguel de Unamuno para recuperar actividades, en este caso deportivas y culturales y cafetería, aunque se volvió a cerrar por problemas de vandalismo.

El viernes volvió a abrir sus puertas de la Avenida de Gipuzkoa número 32, aunque ya transformado. A la inauguración acudieron miembros de la corporación, el alcalde, Carlos Totorika, y el teniente de alcalde y vecino del barrio, Juan Carlos Abascal.

El Centro Cívico Miguel Unamuno se reinauguró con un sencillo acto en el que Carlos Totorika animó a la población de Ermua a «ocupar este espacio de un modo útil, tanto mayores como niños». Juan Carlos Abascal que, por la cercanía, vivió un momento «emocionante» recordando «el estreno de la película ‘Tiburón’, los padres y madres que vieron aquí ‘El último cuplé’, o sus recuerdos personales con el grupo de jóvenes tiempo libre» del cual llegó a ser monitor. Ambos responsables municipales explicaron que «aún faltan algunos detalles que se instalarán, como los asientos de madera corridos, mesas, sillas y el año que viene la calefacción».

La instalación municipal se ha vuelto abrir como lugar de ocio y esparcimiento cubierto para la población infantil y las personas mayores del barrio de San Lorenzo.

La fanfarria Irulitxa, que tiene su local de ensayos en el mismo edificio, puso la música y el ambiente. Al lugar se acercaron personas de todas las edades, principalmente del barrio, para conocer el estado del nuevo equipamiento transformado en una plaza pública cubierta. Se han instalado juegos infantiles y elementos de actividad física para las personas mayores. Se han invertido 45.000 euros.

El proyecto viene fraguándose desde hace un año y medio, tras la solicitud del grupo de madres y padres del barrio ‘Iratxoko’.

La obra de mejora ha abordado la adecuación de la pista así como un sistema de cámaras de vídeo vigilancia para garantizar la seguridad de las personas usuarias. Se prevé abrir a diario de 10.00 a 21.00 horas.

Cuenta con un aforo máximo para 314 personas. Las instalaciones tienen una capacidad máxima de 40 niños y niñas al mismo tiempo. Cuenta con espacios diferenciados por tramos de edad, para menores de 2 a 6 años, otras para jóvenes de hasta los 14 años y un graderío para compartir.

La infraestructura cuenta, además, con una zona que actualmente utiliza el colectivo de padres y madres del barrio para atender a los más pequeños y organizar actividades infantiles.

Durante la inauguración, el vecino del barrio José Martín, padre de Ian y Daira de 3 y 7 años, se mostraba encantado. «Muy adecuada para los niños», aunque echaba de menos «los asientos que dicen que van a poner en las gradas porque se queda uno helado»”.

María Delfina, abuela de Mari (2 años) y Endika (8), que vive al lado del centro se mostraba encantada tanto con los juegos infantiles como los de mayores «porque suelo bajar a veces hasta el parque de la autopista para utilizar los aparatos y ahora los tengo más cerca y a cubierto».

«Hacía falta», comentaba Isabel Pérez, de Ongarai, madre de Nahia (8 años) y Mabel (3). Aprovechaba también el momento para aconsejar que «se podría hacer algo similar en la plaza del mercado».

Lourdes Gallego, madre de los mellizos Ibai y Maider (6 años), del colectivo de padres y madres del barrio ‘Iratxoko’ alababa también la iniciativa.

En general, la población mostraba su beneplácito con las instalaciones, aunque algunos más habituados a estas lides encontraban algunos detalles, como Críspulo que no alcanzaba a los pedales de uno de los elementos biosaludables. «En San Pelayo tienen la medida adecuada», explicaba.

Temas

Ermua

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos