La Orquesta Andrés Egiguren recuperará la obra de Aita Madina

Escena. Pedro Palacín, a la batuta en uno de los conciertos de la Orquesta Andrés Egiguren en el Teatro Coliseo./Félix Morquecho
Escena. Pedro Palacín, a la batuta en uno de los conciertos de la Orquesta Andrés Egiguren en el Teatro Coliseo. / Félix Morquecho

La formación dirigida por Pedro Palacín actuará el día 15 en el Coliseo. El concierto servirá para presentar un ambicioso proyecto que busca estrenar las obras inéditas del oñatiarra

FÉLIX MORQUECHO

El papel inicial que se supone a una orquesta es el de ensayar e interpretar ante el público. Sin embargo el proyecto en el que Pedro Palacín ha embarcado a la Orquesta Andrés Egiguren va más allá. 2018 será un año dedicado a la recuperación de la obra inédita del músico Aita Madina, una iniciativa ya puesta en marcha de cara a rescatar un patrimonio cultural aún inexplorado. «Aita Madina dejó una enorme cantidad de obras pero murió repentinamente y su obra quedó sin recopilar», recuerda el músico eibarrés Pedro Palacín. «Por eso entre el Archivo de los Canónicos regulares lateralenses de Oñati (la orden religiosa a la que pertenecía) y la Orquesta Andrés Egiguren vamos a recuperar una buena parte de esa producción que está sin estrenar, que son enormes obras. Vamos a llevar a cabo estrenos mundiales el año que viene».

Vistas las primeras partituras el director de la orquesta no duda en señalar el proyecto como «muy potente», y ve posibilidades más allá de la recuperación y el estreno de las obras de Madina ante el público. «Nos interesa grabar la obra y difundirla, y aparte de eso me gustaría analizar su obra y hacer un volumen sobre la figura de este hombre y su música» señala.

Estrenos en Buenos Aires

Aita Madina es el nombre con el que se popularizó como compositor Francisco de Madina Igarzábal, un oñatiarra nacido en 1907 que fue ordenado como sacerdote a los 22 años de edad. Antes ya había comenzado su formación musical y su vocación religiosa le llevó a Argentina. Precisamente en Buenos Aires fue donde estrenó algunas de sus obras. En 1955 se trasladó a Nueva York donde continuó con su actividad musical. En la década de los 50 comenzó a ser reconocido, pero la enfermedad le llevó a la muerte en su Oñati natal en 1972. El folclore vasco tuvo una gran influencia en su obra, en la que se enmarcan las más conocidas ‘Aita Gurea’ (Padre Nuestro), compuesta en Argentina en 1946 y ‘Agur Maria’ (Ave María). El objetivo de la orquesta eibarresa es recuperar todo el material inédito que dejó, partituras que aún no han sido tocadas.

Asumir un proyecto de estas características supone un mayor grado de implicación para una orquesta puesta en marcha desde Eibar en el año 2007. En sus primeros años la formación fue agrupando a jóvenes músicos que desarrollan sus estudios o su trabajo en el entorno, de cara a la preparación de conciertos de forma puntual. Sin embargo, la experiencia vivida el año pasado supuso un antes y un después. «Ofrecimos ‘El retablo de Maese Pedro’ en Madrid y recibimos muy buenas críticas. Es algo que nos ha reforzado y que ha marcado un antes y un después» reconoce el director.

La recuperación del archivo musical de Aita Madina permitirá una actividad más continuada a la Orquesta Andrés Egiguren. «La calidad de los músicos lo merece» agradece el director. «Hay capacidad y categoría musical para hacer más cosas. Yo lo defiendo porque es así. Queremos incrementar nuestra actividad y los estrenos que esperamos hacer el año que viene son la primera muestra».

Concierto con lazos de unión

El proyecto relacionado con la obra de Aita Madina cogerá velocidad en 2018, pero la agenda inmediata de la Orquesta Andrés Egiguren pasa por el concierto que ofrecerá en el Teatro Coliseo el próximo día 15 a las 20.30 horas (entradas ya a la venta a 12 euros). Será un concierto cargado de simbolismo y con sorpresas que los responsables de la formación musical no quieren desvelar.

Lo que sí se puede contar es que además de los músicos de la orquesta, la actuación contará con la participación de la mezzosoprano Cristina del Barrio y de un acordeonista hijo de eibarreses, Ander Telleria. «Estrena obras, ha grabado discos, es uno de los acordeonistas de referencia en todo el mundo» remarca el director. Telleria fue alumno de Palacín y ahora se une a este proyecto.

El concierto servirá para presentar el trabajo que llegará el año próximo pero ofrecerá un programa variado. «Va a incluir un divertimento de Mozart, ‘Carmen’ con la voz de Cristina del Barrio, y con ella y el acordeonista haremos ‘María’, una obra de Piazzola».

En la segunda parte la protagonista será la serenata para cuerda de Tchaikovsky, «todo tiene un lazo de unión, y en el concierto lo iremos desgranando» advierten.

Temas

Eibar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos