Las obras de construcción del elevador de Aldatze comienzan mañana

El nuevo ascensor que se construye unirá la calle Julián Etxebarria con Aldatze. /FÉLIX MORQUECHO
El nuevo ascensor que se construye unirá la calle Julián Etxebarria con Aldatze. / FÉLIX MORQUECHO

Obligan hasta septiembre al corte de la carretera entre Jardines y Ardanza, con lo que se tendrá que bajar por Paguey

ALBERTO ECHALUCE

Las obras de construcción del ascensor de Aldatze, una de las más importantes de los últimos ejercicios, con un coste de 720.593 euros, se ponen en marcha mañana lunes.

El inicio de las labores del elevador público que unirá el centro de Eibar con la zona de Aldatze y Jardiñeta producirá importantes afecciones al tráfico de vehículos.

Por una parte, aquellos vehículos que, procedentes de la salida de la variante en Jardiñeta, desciendan por esta calle, no podrán continuar a partir del cruce del Instituto hacia Aldatze y Ardanza y deberán bajar hacia Paguey, salvo los que vayan a aparcar en la propia calle Jardines y acceder a los garajes.

Y, por otra parte, los vehículos pesados de más de seis metros tendrán prohibida la salida de la variante en Jardiñeta. Estas restricciones están motivadas porque las obras del ascensor se iniciarán en el alto de Aldatze, donde desembocará el ascensor. Será en ese punto donde se cerrará el paso a todo tipo de vehículos. Estos cambios en el tráfico se prolongarán hasta mediados de septiembre.

La decisión de construir el ascensor entre las calles Julián Etxeberria y Aldatze fue adoptada después de que, en un proceso de participación ciudadana impulsado por el Ayuntamiento de Eibar el pasado mes de junio, el 76% de las personas que participaron en el mismo eligiese dicha ubicación, en vez de la otra opción, basada en la conexión entre Muzategi y Jardines.

Con esta obra, el Ayuntamiento de Eibar «da respuesta a una petición de los vecinos del barrio de Jardiñeta, lo que, al mismo tiempo, permite seguir avanzando en el plan de mejora de la accesibilidad a los diferentes barrios de la ciudad que los responsables municipales vienen impulsado en los últimos años mediante escaleras y rampas mecánicas, así como con ascensores en la vía pública, un plan en el que Eibar sigue siendo una ciudad pionera», señalaban desde fuentes municipales.

Reurbanización de la zona

Por otro lado, las obras del ascensor vendrán acompañadas también de una potente obra de urbanización de toda el área más próxima al colegio Aldatze. En mayo de 2016 se pidió la mejora de los accesos a este centro educativo con la creación de una zona de coexistencia peatonal, una vía que no había sido objeto de ninguna inversión.

Por ello, este proyecto de urbanización tiene como objeto facilitar el tránsito peatonal existente en la zona baja, dado que la citada calle se encuentra en las inmediaciones de varios centros escolares, con la creación de un paso de peatones y el ensanchamiento de una acera, así como mejorar las condiciones estéticas de la zona.

Por ello, aprovechando los trabajos del ascensor se habilitará un nuevo acceso al centro, mediante una rampa, de manera que se garantiza la accesibilidad al centro educativo. Igualmente, la propuesta recoge también la creación de una pequeña zona cubierta. En total está previsto actuar sobre 160 metros de carretera, justo desde los aledaños del centro hasta el centro de Itzio, una vía frecuentada por muchos estudiantes.

Temas

Eibar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos