«El Hospital se construyó en Mendaro por incontestables motivos físicos y sanitarios»

Fase final de la construcción del Hospital Comarcal de Mendaro, en el que los edificios están construidos y únicamente faltaba la dotación interior. / AMAIA ROS
Fase final de la construcción del Hospital Comarcal de Mendaro, en el que los edificios están construidos y únicamente faltaba la dotación interior. / AMAIA ROS

El excalde Mikel Larrañaga (PNV) dimitió y entregó el carnet del partido si no se edificaba en Eibar. Plantearon ubicarlo en la Residencia de Pensionistas y el PSE en Azitain, pero el Gobierno vasco consideró mejor la opción mendaresa

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

La celebración de los 25 años de puesta en marcha del Hospital de Mendaro ha reavivado una vieja polémica, ocurrida en el seno de la primera corporación democrática que, con su primer alcalde al frente, Mikel Larrañaga, llegó a defender su construcción en Eibar, sin resultado, pero que al final todos entendieron que su actual ubicación era la mejor de todas las posibles al estar «avalado en incontestables motivos físicos y sanitarios».

Recuerda Larrañaga como tanto él como sus concejales de EAJ-PNV defendieron «hasta la extenuación» la opción de Eibar ante el Gobierno vasco como futura ubicación. El excalde de Eibar ilustraba la fuerza de su defensa con una anécdota que le ocurrió en la sede del Gobierno en Lakua, al acudir a una reunión con el viceconsejero de Hacienda, Gotzon Olarte, en donde se consiguió un talón importante que puso fin al calvario que se padecía con la obra paralizada del Polideportivo de Ipurua, pero que al salir del ascensor se encontró con Jesús MaríaAkizu, alcalde de Placencia que acudía, junto con otros alcaldes, a una reunión con el consejero de Sanidad, Agirre, para tratar de la ubicación del Hospital comarcal, «reunión cuya existencia yo desconocía», dijo Larrañaga. A raíz de ello «yo llegué a presentar la dimisión de la Alcaldía y la entrega de mi carnet de afiliado al PNV si no se atendía nuestra solicitud de ubicar el Hospital en Eibar, actitud que fue secundada por el resto de concejales y por la Junta Municipal de EAJ-PNV de Eibar», dijo Larrañaga

Investigado el asunto, descubrieron después que la reunión se celebraba a iniciativa de Eleazar Arrasate, alcalde de Mutriku, que, intencionadamente, evitó la presencia de Eibar y Ermua por no defender la opción de Mendaro.

Pese a ello, desde el Ayuntamiento de Eibar se siguió defendiendo la construcción en Eibar llegándose a realizar una viaje a Madrid, en compañía del edil fallecido José Fernández Lara, portavoz del PSE, para entrevistarse con Enrique Múgica Herzog, con el objeto de estudiar la viabilidad de reconvertir la Residencia de Pensionistas, hoy Centro Gerontológico, en Hospital Comarcal.

«Razones objetivas»

Pero pese a las gestiones realizadas, e incluso tras anunciar la dimisión del cargo y entrega de carnets, desde Eibar se tuvo que abandonar la posibilidad de traer el hospital debido a que el Gobierno vasco fundamentó la opción de Mendaro en base a «hechos objetivos» que se mostraron, en Lakua, entre el consejero Agirre y su equipo y el exalcalde Larrañaga, acompañado del concejal Azkarate, «dentro de una reunión más técnica, totalmente desprovista de matices políticos, en la que se nos facilitaron las razones que llevaban al Gobierno a apostar por el emplazamiento de Mendaro». A esa misma reunión se unió el director de Sanidad Iñaki Azkuna, después alcalde de Bilbao, «que nos expuso que desde el punto de vista técnico-sanitario, desde la razón, y desde el sentido común, la opción de Mendaro era la más conveniente, además, esa decisión iba acompañada de una serie de mejoras en las prestaciones sanitarias de Eibar».

La valoración que hacía Larrañaga era que «tras conocer su planteamiento, a mí me quedó la sensación de que, solamente desde un localismo desaforado e infantil, podíamos seguir defendiendo el emplazamiento eibarrés; porque, si de verdad buscábamos el mejor emplazamiento para el Hospital, la postura del Gobierno era la adecuada: la oferta de Mendaro era la mejor».

Así recuerda Larrañaga que la ubicación de un centro sanitario sobre lo que hasta unos días antes había sido una escombrera generadora de

una nube de contaminación, en Azitain, que todavía recuerdan los eibarreses «no era nada defendible, aunque el PSOE apoyó esta opción hasta el final, basando su argumentación en un folleto que llegó a publicar: le asistía el derecho a hacerlo y, es más, entiendo que cumplía con su obligación al defender el emplazamiento que más le gustaba, derecho y obligación que también me hubiese gustado ver reconocidos para mí y EAJ/PNV, pero que al final no fructificaron», expresó Larrañaga.

Eibar, en un extremo

A ello se le unía que frente a la Residencia de Pensionistas se encontraba la fundición de Alfa y a la hora de visualizar un mapa del Bajo Deba, Eibar ocupa uno de los extremos del valle. Además, la Residencia de Pensionistas tenía difícil accesibilidad, por estar en el extremo más próximo a Bizkaia, por lo que cualquier enfermo que tuviese que acceder al futuro Hospital y que viviese aguas abajo del río Deba se vería obligado a atravesar, además del valle, el centro urbano de Eibar que, «en aquellos tiempos, sin la variante y las mejoras introducidas a posteriori, era como acometer un safari o un viaje en diligencia. Daba pánico pensar en las ambulancias atravesando Eibar con sus sirenas en horas punta. Y no debemos olvidar que, aunque Eibar y Ermua aportaban una importante masa de población, podría ser desesperante para una persona de la calle del Carmen en apuros, llegar a la residencia a determinadas horas», señala Larrañaga. Además, la oferta sanitaria de Mendaro se ampliaba a Ondarroa y a municipios del Lea Artibai. Entre otros aspectos que se barajó es que la opción de Mendaro era más conveniente porque se buscaba un emplazamiento en el que primara la tranquilidad del paisaje y el alejamiento del casco urbano, para mayor confort de los enfermos, «y parece razonable pensar que las vistas de la forja y la fundición de Alfa (ahora sustituidas por El Corte Inglés) no aportaban mucho en ese sentido». También había otros aspectos a considerar, que eran la complejidad burocrática de la reconversión de la Residencia en Hospital que les transmitió el ministro Mugica.

Para comunicar la decisión del emplazamiento del Hospital en Mendaro se celebró una charla informativa en el Salón de Plenos del Ayuntamiento , en la que los miembros del Gobierno, nuevamente con Iñaki Azkuna, presentaron los motivos de su decisión y en la que se pudo conocer, de primera mano, todo el proceso de toma de decisión y plantear libremente las dudas y preguntas que pudiesen surgir. «Incluso, el exedil y médico Juan Sánchez Vallejo, persona poco sospechosa de nacionalista y con un nivel de conocimientos en materia de sanidad muy superiores a la media, se mostró favorable a Mendaro, y debo reconocer que me tranquilizó reconocer su opinión y su posición favorable», explicó, Larrañaga.

Temas

Eibar

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos