Ermua preguntará sobre el diseño de la carpa de la plaza a su población

Desde el Ayuntamiento recomiendan que no se traslade el quiosco a otro lugar. /A. Lasuen
Desde el Ayuntamiento recomiendan que no se traslade el quiosco a otro lugar. / A. Lasuen

Desde el Departamento de Cultura se recomienda no realizar el traslado del quiosco, ya que se utiliza para un gran número de actividades

AINHOA LASUEN

En el mes de julio se consultará a la población ermuarra sobre los diferentes diseños de la carpa que se instalará en la plaza Cardenal Orbe. Así lo explicó el alcalde, Carlos Totorika, en una reunión mantenida con los colectivos de la Comisión de Fiestas de Ermua. Tras la habitual reunión de esta comisión Totorika, el Teniente de Alcalde, Juan C. Abascal, la concejala de Cultura, B. Gamiz y diferentes técnicos municipales se reunieron con los colectivos para conocer su opinión al respecto.

No obstante, el Ayuntamiento de Ermua realizará un concurso público para poder plantear diferentes diseños para la carpa que se desea instalar en la plaza. Estos se mostrarán a la población para que pueda opinar sobre ello.

Aún así se plantearon tres propuestas básicas diferentes para detectar la opinión de los responsables de los colectivos.

El primer planteamiento se basaba en una carpa desmontable que ya se ha instalado en alguna ocasión en la plaza central de la villa. Según Totorika, «plantea la ventaja de que la inversión inicial es menor», aunque se advirtió que instalarla y desmontarla costaría alrededor de 40.000 euros al año. También se incidió en el mayor deterioro de estos materiales y en que «esteticamente es incoherente con el casco histórico», además de prever que generaría debate sobre los criterios para su instalación o no.

La segunda propuesta plantearía una especie de prolongación permanente del quiosco de la plaza hacia el frontón, manteniendo las distancias. En este caso el coste del mantenimiento sería mínimo, aunque según el alcalde «la imagen de la plaza se desvirtuaría y no cabrían las actividades más grandes». La dimensión de estas dos primeras propuestas alcanzaría en torno a los 200 metros cuadrados.

La última propuesta sería una instalación permanente en la zona del Titanic o travesía Cantabria. Se plantea un concepto de plaza cubierta. Esta se separaría alrededor de 5 metros a los lados para no molestar a las viviendas colindantes. Cubriría las actividades de menor rango o formato ( de 50 a 100 personas) y permitiría tener un espacio de ocio cubierto en la plaza. Esta propuesta se planteaba con el complemento de una carpa estable más grande en la plaza San Pelayo, en la zona más cercana a la fuente «que es la menos utilizada para la estancia de personas en esta plaza». Contaría con 450 metros, aunque no se construiría al mismo tiempo que la de Cardenal Orbe, ya que hasta la construcción de viviendas en Okinzuri el mercadillo debe trasladarse a San Pelayo. Por ello esta segunda parte del proyecto se crearía una vez que el mercadillo volviera a Okinzuri.

Por otra parte, en la modificación de la plaza también se había planteado anteriormente el cambio de ubicación del quiosco.

El técnico de Cultura mostró a los presentes los inconvenientes del traslado de este equipamiento a otro lugar de la plaza, ya que advirtió que «si se traslada a la zona del Titanic no cabría. Para los actos tiene que tener 65 metros cuadrados». Además explicó que la ubicación del quiosco permite realizar dos o tres actividades al mismo tiempo, por lo que sin quiosco «se mezclarían los actos». Por ello desde Cultura planteaban reformar esta instalación y no cambiarla de ubicación « teniendo en cuenta que el espacio debe ser discreto para que destaquen los actos que se realizan dentro».

Temas

Ermua

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos