Ermua gasta en su biblioteca el triple de la media de los municipios de Euskadi

Un grupo de chavales participan en el taller de matemáticas organizado por la biblioteca municipal.
Un grupo de chavales participan en el taller de matemáticas organizado por la biblioteca municipal. / ainhoa lasuen

Invierte 22 euros por habitante y año en este servicio, mientras que el promedio en el País Vasco es de seis euros y en Bizkaia de nueve

AINHOA LASUENErmua

«Ermua gasta en su biblioteca el triple de la media de lo que gastan en Euskadi», según afirma el alcalde de la villa, Carlos Totorika. Cada ermuarra gasta 22 euros anuales por habitante en este servicio municipal, mientras que la media de los municipios de Euskadi aportan a su biblioteca municipal 6 euros por habitante. Los municipios vizcaínos gastan de media 9 euros anuales por persona. Estos datos confirman la apuesta del gobierno municipal por el servicio bibliotecario, que en el último año ha contado con varios cambios.

Desde el 1 de septiembre del año pasado algunas de las actividades que se venían desarrollando en la biblioteca pasaron a tener lugar en otras ubicaciones durante los fines de semana. Es el caso de la lectura de prensa, que se trasladó a la biblioteca del Hogar del Jubilado de Pasialeku.

Otro colectivo de personas usuarias que presentaban necesidades específicas diferentes era el de estudiantes. Es por ello que a la tradicional demanda de la sala de estudio individual se sumó, por la propia evolución de los planes de estudio, una demanda de servicios para el estudio en grupo, o con aplicación de nuevas tecnologías, con mayor flexibilidad horaria y menor necesidad de atención de personal bibliotecario. La respuesta a esta demanda, más diversa, se ofreció a través de la creación del servicio de Teknoteka en el edificio Izarra Centre, en el que además, las personas estudiantes pudieron acceder a otros servicios especializados en la atención a la etapa post-académica. El servicio de estudio en horario nocturno y fines de semana se trasladó a la Teknoteka y ha pasado a ser de 24 horas al día durante los 365 días del año.

También en agosto se mantiene este servicio de apertura, por lo que los jóvenes estudiantes pueden acudir a estudiar a este edificio. La entrada controlada a esta edificación se realiza mediante una tarjeta personal, que se puede tramitar desde la biblioteca municipal. Además se ha mantenido el horario de biblioteca en época de exámenes en las que se puede utilizar este servicio hasta las 24 horas ininterrumpidamente. Con estas modificaciones se han liberado recursos que se han destinado durante el curso pasado a reforzar y ampliar la programación específica para sectores concretos de población durante los fines de semana, principalmente los sábados.

Múltiples actividades

Como consecuencia de los traslados que se han producido, no sólo se han mantenido las actividades de cuentacuentos o el club de lectura infantil ‘Bularretik Mintzora’ que tienen lugar los sábados, sino que se han visto incrementados de manera notable el número y la variedad de actividades de animación lectora y cultural. Se han organizado actividades para el público infantil, juvenil, adulto, así como para las familias, en euskera, en castellano, en inglés y francés.

Durante este curso también se han organizado iniciativas como el ‘Liburu Baby Kluba’ (de 0 a 3 años), el club de lectura ‘Leyendo y Aprendiendo’ (de 4 a 8 años), el club de lectura con tablet (de 9 a 11 años), el taller de matemáticas ‘Counting with fingers’ (de 6 a 15 años) y el taller de escritura creativa (adultos). Muchas de ellas se recuperarán a partir de septiembre y octubre.

Fotos

Vídeos