Ermua apoya a la población rifeña en la petición de solución de su situación

Representantes de los colectivos que presentaron la moción./A.L.
Representantes de los colectivos que presentaron la moción. / A.L.

Todos los grupos políticos de la corporación ermuarra aprobaron la declaración del colectivo local Etorki(n)zuna, que presentó Urko Punta

AINHOA LASUEN ERMUA.

La corporación apoya por unanimidad una moción presentada por la ONG local Urko Punta, en nombre de la asociación local en trámites de constitución denominada Etorki(n)zuna, que se pronuncia sobre la situación de la población del Rif.

Mediante este documento aprobado por unanimidad por todos los grupos políticos de la corporación, Ermua insta al Gobierno de España a que solicite a Marruecos que cumpla con los convenios internacionales y la legislación en materia de Derechos Humanos, que propicie el diálogo entre las personas y grupos para atender las demandas sociales, políticas y culturales de las personas que se manifiestan en esta zona.

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los vecinos y vecinas de Ermua de origen marroquí proceden de la región del Rif. «Estas personas están preocupadas por la situación que se está viviendo en sus pueblos de origen y que están sufriendo sus familias. Además recaban la solidaridad de sus vecinos y vecinas para reclamar el respeto a los Derechos Humanos de Rif».

La declaración aprobada solicita que haya «una investigación real y exhaustiva en torno a las circunstancias que rodearon la atroz muerte del vendedor de pescado Mohcin Fikri».

Piden también el «cese de la represión de las manifestaciones pacíficas y la libertad de los activistas presos que han sido encarcelados injustamente en la región del Rif, mayormente en Alhucemas».

Se solicita además que «atienda a las reivindicaciones populares y programe e implemente unas inversiones significativas de carácter educativo, economico y social que repare los históricos agravios culturales y económicos que ha sufrido la región».

Por último se pretende que el gobierno marroquí active el diálogo con los movimientos populares «para apaciguar los ánimos, estabilizar la situación, subsanar y superar los efectos que las políticas de punición en la región han causado a la población rifeña».

Zona militarizada

Se trata de que los responsables del gobierno marroquí valoren «el pacifismo de los movimientos populares, siendo la mejor fórmula para devolver la dignidad y los derechos a una ciudadanía con un arraigado sentimiento de marginación e injusticia y apoyar las reivindicaciones del movimiento popular de Rif, para favorecer el desarrollo económico, social y cultural, la construcción de universidades y hospitales en la región».

Por ello solicitan la anulación del Decreto de 1958, por el cual considera la región del Rif una zona militarizada. Desde la asociación ermuarra consideran que «la acentuación de la represión podría acarrear consecuencias trágicas, si el régimen marroquí continúa con la desproporcionada persecución de las manifestaciones», que organiza la población de esta zona.

Temas

Ermua

Fotos

Vídeos