«Eibar tiene muchas necesidades sociales»

Responsables de Servicios Sociales y de la consultora IKEI presentan el estudio social. / FÉLIX MORQUECHO
Responsables de Servicios Sociales y de la consultora IKEI presentan el estudio social. / FÉLIX MORQUECHO

Un 8,1% de la población del Bajo Deba padece 'pobreza real', mientras que Gipuzkoa en este apartado está en un 4%Las personas mayores y las que carecen de empleo son los colectivos que más atención requieren

ALBERTO ECHALUCE EIBAR.

El Ayuntamiento presentó ayer el estudio de Diagnóstico Social de Eibar, encargado a la consultora IKEI, en el que se hace un balance de los aspectos de inclusión social; inmigración y diversidad cultural; infancia, familia y juventud; adicciones; discapacidad y enfermedad mental; personas mayores y dependencia; e igualdad de la localidad y los retos de futuro que se deben de afrontar.

Los datos son muy elocuentes. Un 8,1% de la población del Bajo Deba está en una situación de pobreza real, frente al 4,0% de la población de Gipuzkoa. Cabe destacar también que el 11,4% carece de bienestar real, frente al 8,3% registrado en Gipuzkoa. Según el estudio, «el porcentaje de población en situación de precariedad y en ausencia de bienestar real ha crecido notablemente en los últimos dos años». Así, las tasas de pobreza de Eibar y comarca están por encima de los niveles de Gipuzkoa. «Cuando se hizo un recuento de personas que viven en las calles se localizó a cuatro de ellas, un número mínimo, con lo que no existen problemas graves de exclusión residencial o de dificultades para cubrir necesidades básicas», señalaron desde la consultora IKEI que ha redactado el diagnóstico.

Un aspecto llamativo del estudio es el relacionado con la discapacidad. En 2016, Eibar contaba con 1.618 personas con un grado de discapacidad entre el 33% y el 74% (919 hombres, 699 mujeres) y 544 personas (294 mujeres, 250 hombres) con un grado de discapacidad igual o superior al 75%. «La tasa de personas de entre 18 y 64 años con grado de discapacidad igual o superior al 75% también es mayor que la registrada en la comarca y en Gipuzkoa». Cabe reseñar también que el porcentaje de población con dependencia se sitúa en el 4,60%, cifra por encima del de la comarca (4,30%) y Gipuzkoa (3,90%). En otros apartados como el promedio de mujeres que viven solas en casa, o de tasas de inmigración (7,3%), también estamos por encima de la media del territorio. En ratios como la tasa de extranjeros beneficiarios de la RGI, en Eibar es del 18,1%, más del doble que el de Gipuzkoa (8,9%).

Aunque, se constata también una alta valoración del conjunto de los servicios de atención municipales, un 7,7, por parte de las personas usuarias, el trabajo de consultas se ha incrementado notablemente, así como el número de solicitudes realizadas, gestionadas por los servicios sociales de base. En este sentido, el primer apartado ha pasado de las 2.695, en el 2013, a las 3.565 actualmente, mientras que el segundo ha sido de 1.931 a 2.695, en un constante crecimiento. «En los últimos cinco años se ha dado un aumento de actividad desde los agentes clave, y todos ellos reconocen que deben realizar cambios para adecuarse a la evolución de las necesidades sociales», expresaron desde IKEI.

El diagnóstico social extrae datos de la diferente renta de los hombres de Eibar con respecto a las mujeres. En 2014 la renta per cápita de los hombres de Eibar se situaba en los 24.467 euros, mientras la renta de las mujeres era un 42% menor, 14.193 euros. La renta media de Eibar se sitúa ligeramente por debajo de la registrada en Gipuzkoa para ambos sexos. Por este motivo desde IKEI creen que «es fundamental tener en cuenta los principios transversales para las actuaciones de futuro: igualdad entre hombres y mujeres, la diversidad cultural, la atención a todos los grupos de edad, la comunicación y la difusión y el trabajo en red y la colaboración».

Organizaciones y servicios

Por todo ello, entre las conclusiones que se perciben del estudio están que «existen bastantes necesidades sociales en Eibar y existe un buen nivel de relación y de coordinación entre las organizaciones sociales y los servicios sociales municipales». En esta dirección, los colectivos identificados con mayor necesidad por el estudio de IKEI son «las personas mayores y la población desempleada».

En esta dirección, se valora también que «las necesidades sociales de la población de Eibar crecen y se complejizan y el reto planteado es promover y activar los mecanismos necesarios para conocer, prevenir e intervenir, reforzando el trabajo en red».

Un problema fundamental de Eibar es el envejecimiento que se acentúa, y se plantea como solución dar cobertura y una atención adecuada al creciente colectivo de personas mayores, reforzando la atención y el mantenimiento en su domicilio y fomentando el envejecimiento activo. «La discapacidad, la dependencia y la enfermedad mental aumentan, y se propone visibilizar las necesidades sociales de las personas con discapacidad, dependencia y enfermedad mental y reforzar la atención ofrecida».

Por otra parte, las necesidades económicas y situaciones de exclusión social son un problema añadido según los datos, con lo que lo que se busca «es garantizar las ayudas para cubrir las necesidades de la población con escasos recursos económicos y desarrollar la red de atención dirigida a la población en exclusión social».

Fortalecer la prevención

Otro reto fundamental es «fortalecer la prevención, potenciar la atención y la intervención con las familias y los menores con desprotección», optimizando los recursos del municipio. Se propone también como plan de acción «prevenir y disminuir en la mayor medida posible el consumo de sustancias adictivas y las adicciones comportamentales y, en consecuencia, los efectos sobre la salud de las personas y sus familias, al igual que sobre la comunidad y la población en general». Finalmente, se piden medidas para intensificar las actividades que promuevan la igualdad, especialmente entre la población joven.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos