«Cuesta mucho que se nos crea»

La película 'Volar' ofreció testimonios sobre casos cercanos de violencia machista«Queremos que vean que de la violencia se puede salir, que esas mujeres que están sufriendo sepan que no están solas»

FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

No es una buena noticia que haya mujeres que son maltratadas por sus parejas, pero sí que las que lo sufren den la cara y digan que de esas situaciones se puede salir. Ellas son supervivientes porque hay otras que ya no lo pueden contar. Son varias las herramientas que se pueden usar para lanzar ese mensaje y el cine es una más de ellas. El espacio Biharrian acogió esta semana la proyección de 'Volar', un documental con una fuerte participación eibarresa.

Cerca de medio centenar de personas se acercaron hasta el taller de la calle Ubitxa para ver una película estrenada en el reciente Festival de cine de San Sebastián. La cinta producida por Emakunde y dirigida por Bertha Gaztelumendi es un documental, no presenta a actrices sino a mujeres que hablan en primera persona.

Eibar cuenta desde hace varios años con la asociación Mujeres al Cuadrado, una agrupación que apoya a las mujeres que han sufrido violencia machista. Ese carácter pionero ha hecho que buena parte de las protagonistas de la película sean eibarresas. Dos de ellas estuvieron en Biharrian para participar en una mesa redonda tras la proyección, y recordaron a las personas interesadas que la película se ofrecerá posteriormente en el Teatro Coliseo.

«No hace tantos años los propios policías decían 'eso se arregla en casa'»

El proyecto de la película estrenada el mes pasado se puso en marcha hace dos años. «Creíamos que era importante contar nuestra experiencia y trasladarla a toda la sociedad», explicaron Nerea del Campo y Raquel Solórzano. Ese proyecto se plasmó en una película que ha comenzado su difusión y que termina con un rótulo en el que se indica que todos los casos que se incluyen han sido provocados por hombres nacidos en Euskadi.

Un público formado mayoritariamente por mujeres aplaudió la valentía de las que han dado el paso de denunciar y rehacer sus vidas. «Gracias al trabajo de los colectivos de mujeres se han dado pasos para agilizar los procesos de denuncia. No hace tantos años los propios policías decían 'eso se arregla en casa', algo que opinaban también muchas mujeres», señaló una de las asistentes.

Del Campo recordó las seis horas que tuvo que pasar en comisaría para poner una denuncia hace una década, y aclaró que en este tema se han producido avances. «La mujer que denuncia hoy en día en Eibar no tiene que pasar tanto tiempo», indicó en referencia a los nuevos protocolos que se aplican desde la puesta en marcha de una mesa interdisciplinar.

No obstante las dos protagonistas reconocían que «ha sido tremendamente duro, cuesta mucho que se nos crea». Eran palabras muy repetidas en los testimonios recogidos en la película.

Algunas de las participantes en la película no mostraron su rostro por miedo, una situación que conocen bien las mujeres que han sufrido violencia machista. Las dos participantes en la charla reconocían que anteriormente a participar en 'Volar' ya habían dado la cara en medios de comunicación como la prensa escrita. «Llevamos tiempo dando caña porque queremos que vean que de la violencia se puede salir, que esas mujeres que están sufriendo sepan no están solas».

«Somos pobres»

Los avances que se pueden producir en distintos frentes no evitan que cada año sigan siendo decenas las mujeres asesinadas por quienes tienen más cerca, una violencia que afecta en muchos casos a hijos e hijas. «Es clave la desigualdad», señalaron, reclamando la necesidad de alcanzar una sociedad con los mismos derechos y obligaciones para mujeres y hombres. «Es importante el empoderamiento, hay que quitarse la rabia».

La asociación eibarresa ha ayudado a mujeres a salir de un entorno de violencia pero también les ha llevado a compartir una situación muy complicada. «La sociedad tiene que saber que la mayoría de nosotras vivimos en la pobreza. Hemos salido de una situación en la que nos vemos sin trabajo y destrozadas... Hubo un momento en que todas las integrantes de Mujeres al Cuadrado éramos habituales del Banco de Alimentos. Somos pobres, y aún así salimos adelante». Acabadas las preguntas y antes de recibir un sentido aplauso Del Campo se despidió: «pues a volar, que son dos días».

Temas

Eibar

Fotos

Vídeos