El Correo

Escaparate de alimentos cercanos

Protagonistas. Productores de la comarca participaron en la presentación de la campaña en el Centro social Untzaga.
Protagonistas. Productores de la comarca participaron en la presentación de la campaña en el Centro social Untzaga. / félix morquecho
  • La campaña Baserrikoa Debabarrena incorpora 28 caseríos y 42 comercios. Distintas acciones tratan de promover el producto de los caseríos del Bajo Deba y facilitar su acceso al consumidor formando una red con el comercio

Si el lema olímpico dice ‘más rápido, más alto, más fuerte’, el que rige la tendencia de una alimentación equilibrada sería ‘más cercano, más pequeño, y de temporada’. El programa Baserrikoa Debabarrena sigue esa línea y ayer ofreció una presentación dirigida a formar una red entre productores y comerciantes del Bajo Deba. El cocinero Santi Cordón del restaurante Trinquete de Tudela acudió para relatar su experiencia e impulsar un regreso a la tierra, «compra en casa y harás casa».

La asociación de desarrollo rural Debemen lleva años impulsando el producto local y en esta campaña cuenta con el apoyo de los ayuntamientos de la comarca y de la Diputación. Agurtzane Etxaniz fue la encargada de explicar las líneas maestras de un programa de fondo que trata de «ponérselo fácil al consumidor. Hay una tendencia hacia unos productos más sanos, la población cada vez más busca productos frescos, cercanos, y por eso trabajamos por darles una imagen unificada».

La campaña cuenta con una web que agrupa la información relativa a la misma. Baserrikoa.com es un escaparate de las producciones locales. «Se puede saber qué producen, dónde, en qué puntos lo venden, incluso la temporada de cada producto, algo que antes sabía todo el mundo pero que hoy en día hemos perdido».

La campaña se relanza ahora con 70 participantes, 28 caseríos y 42 comercios. Entre estos últimos no solo hay tiendas de ultramarinos sino que también se encuentran 17 carnicerías a lo largo del Bajo Deba. «Muchos ya vendían queso, pero también pan, nueces o alubias» recordó Etxaniz. El objetivo es llegar al consumidor final que en muchas ocasiones ve dificultades en los horarios para llegar a hacer las compras en ferias o en mercados.

Diferenciarse del resto

Ediciones anteriores de esta campaña habían puesto el acento en los productores pero en este caso se da importancia al sector comercial local por su cercanía. «Estas tiendas ven la necesidad de diferenciarse de las grandes superficies y por eso han recibido la campaña de forma positiva». Una serie de indicativos permitirán reconocer en los comercios el producto local del Bajo Deba. A eso se sumarán acciones para fomentar la relación entre el sector primario y el terciario. «Hay visitas a caseríos que se suelen hacer para escolares o turistas, y sin embargo mucha otra gente desconoce qué trabajo hay detrás de esos productos del campo».

La presentación contó con la participación de una veintena de productores de distintas localidades del Bajo Deba y en su nombre la eibarresa Nagore Martín, del caserío Egotza de Soraluze, se expresaba de forma gráfica. «No se puede comparar el queso que hacemos con el producto industrial». Además, señaló la limpieza que desarrollan los pastos con el monte y valoró el trabajo que se desarrolla en la comarca. «Hay poca gente, pero son personas que lo hacen muy bien, es un trabajo que merece la pena ver».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate