El Correo

La oferta de huertos lúdicos se expande a Atxondo en febrero

Terreno junto a las piscinas de Apatamonasterio en el que se acondicionarán los huertos lúdicos.
Terreno junto a las piscinas de Apatamonasterio en el que se acondicionarán los huertos lúdicos. / V. E.
  • Se trata de la tercera localidad en la comarca, tras Iurreta y Berriz, que materializa la iniciativa que puso en marcha hace cinco años

El proyecto de los huertos lúdicos en Atxondo empezaba a parecerse al cuento de Pedro y el lobo. Solo que el lobo nunca llegaba. Después de casi dos años con la decidida intención de que la localidad cuente con esta iniciativa, por fin hay fecha para su puesta en marcha. Será en febrero, coincidiendo con la época de trabajar la tierra para la cosecha. Aunque el terreno cuenta con 3.000 metros cuadrados, una extensión que permitiría el acondicionamiento de sesenta parcelas, el Ayuntamiento solo preparará una tercera parte para responder a la demanda. De los más de treinta que se apuntaron en 2011, únicamente una docena mantiene el interés. «Cinco años después, algunas personas ya tienen su propia huerta y otras han perdido el entusiasmo. Aún así, estamos seguros de que una vez arranque el proyecto, se irá sumando más y más gente» señala el alcalde, David Cobos.

No ha sido fácil convertir en realidad la idea. El Consistorio reservó el año pasado 15.000 euros para su puesta en marcha, pero no encontró el solar adecuado, bien por tamaño, por precio o por ubicación. Llegó a barajar incluso la posibilidad de alquilar una parcela. «El mayor problema siempre ha sido la falta de un terreno que reuniera las condiciones necesarias», reconocía el primer edil, antes de anunciar que «ahora tenemos esta oportunidad».

Tras mucho buscar, la Administración dio con el solar idóneo para sus intereses: una parcela de 3.000 metros cuadrados junto a las piscinas de Apatamonasterio. Su coste ha sido de 33.000 euros, una inversión que ha podido afrontar gracias a los más de 60.000 euros ingresados por la venta del terreno de Bentabarri. El precontrato se firmó antes del verano, pero no ha podido cerrarse hasta las últimas semanas.

Nuevas concesiones

Otra de las localidades en donde esta iniciativa va poco a poco ganando adeptos es Berriz. Fue la ciudadanía quien señaló esta iniciativa como una de sus prioridades en los presupuestos participativos de 2014. Sin embargo, una vez puestos en marcha en las inmediaciones del cementerio, solo se inscribieron una veintena, lo que suponía ocupar la mitad al haberse acondicionado 45 parcelas. «La respuesta ha sido menor de la esperada, es un proyecto bonito, pero a veces la realidad te pone en tu sitio», reconocía Gorka Cámara, concejal de EH Bildu.

Sólo han de depositar una fianza de cien euros que se les reembolsa al finalizar el periodo de uso y realizar un curso sobre cultivo ecológico. Descartado el aspecto económico, abrieron una segunda convocatoria a principios de año por si la causa hubiera sido su escasa difusión y se ha traducido en ocho nuevas adjudicaciones. «Esta primavera-verano parecían un vergel. Las han trabajado con mucho mimo», subrayó Orlan Isoird, alcalde de Berriz, quien adelanta que volverán a dar la posibilidad de sumarse al proyecto la próxima temporada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate