El Correo

Ermua plantea la ampliación de zonas para transformar lonjas en viviendas

Una de las lonjas habilitadas como vivienda en uno de los barrios altos de Ermua.
Una de las lonjas habilitadas como vivienda en uno de los barrios altos de Ermua. / a. l.
  • La corporación pretende garantizar la revisión de la normativa en caso de detectar especulación

El equipo de Gobierno llevará al próximo Pleno la modificación de la ordenanza que regula la transformación en Ermua de las lonjas en viviendas en planta baja.

Esta modificación permite ampliar la posibilidad de construir viviendas en lonjas en promociones residenciales surgidas posteriormente a la creación de la ordenanza local que establece las condiciones para permitir estas adaptaciones y que en su momento establecía limitaciones zonales.

Desde que se elaborara la ordenanza en 2005 en la villa se han generado zonas residenciales que se encuentran sin catalogar en este sentido y la revisión de éstas permitirá establecer la posibilidad o no de crear estos equipamientos residenciales con características peculiares.

Las nuevas zonas que se calificarán en este campo serán Abeletxe, Sakona, Travesía Andalucía y San Pelayo, entre otras.

Según el teniente de alcalde, Juan Carlos Abascal, los datos objetivos recogidos evidencian, de momento, que en Ermua no existe una especulación al respecto . «En 10 años se han otorgado 35 licencias de este tipo».

En el momento de la creación de la ordenanza se calculaban 70 viviendas que se podrían transformar en Ermua en los bajos de los edificios.

Uno de los objetivos de esta normativa local es ofrecer una salida a los propietarios de locales infrautilizados. También se persigue contribuir a bajar el precio de la vivienda.

El principal factor que atrae a los compradores de estos inmuebles es el económico, ya que son viviendas más baratas, aunque la ausencia de barreras arquitectónicas puede hacerlos apropiados para personas que padecen alguna discapacidad física.

También se pretende conseguir dar un mejor aspecto a los barrios que presentan una imagen de abandono, en los locales que anteriormente se dedicaban a comercios y que han cerrado, debido a la centralización de los últimos años.

La ordenanza establece que para transformarse en vivienda la superficie debe ser mayor a 40 metros cuadrados y deben estar compuestas por cocina, comedor, un dormitorio doble o dos sencillos y un cuarto de baño que incluya lavabo, inodoro y ducha. La superfície mínima la puede tener el baño, con 3 metros cuadrados, las habitaciones con 6 metros o la cocina, con 7. La altura mínima requerida es de 2,40 metros y se pueden construir entreplantas en alturas superiores a 4,90 metros.

El acceso a la vivienda deberá ser a través del pasillo y no a través de baños, dormitorios, vestidores o trasteros.

Además debe existir conformidad de la comunidad de vecinos del edificio donde se encuentra ubicado el local.

A petición del PNV la normativa también recogerá precios máximos y en un futuro se podrá «revisar su contenido en caso de que se detecte un gran aumento o especulación», solicitaba el protavoz nacionalista, Jol Gisasola.

Hay que tener en cuenta que no todas las zonas son susceptibles de estas reformas ya que desde instancias municipales se trata de proteger también la actividad comercial.

Fue en 2005 cuando el Ayuntamiento decidió modificar el Plan General de Ordenación Urbana para que las lonjas, de ciertas características, pudieran pasar a ser viviendas.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate