El Correo

El Museo trata de prorrogar un mes más la exposición ‘Makina eskua da’

Exposición de ‘Makina eskua da’.
Exposición de ‘Makina eskua da’. / FéLIX MORQUECHO
  • Ha solicitado apoyo a Donostia 2016, promotora del proyecto, para lograr su difusión

El Museo de la Industria Armera trata de prorrogar un mes más la exposición ‘Makina eskua da’, de Ibon Aranbarri, el proyecto más ambicioso junto a la muestra antológica de Zugasti que, a lo largo de este año, se ha promovido desde esta institución. Según indicó la directora del Museo, Marina Barrena, «hemos solicitado apoyo a la organización de Donostia 2016 para contar con esta exposición durante un mes más. La muestra ha permanecido abierta durante los meses de verano y sabiendo que Eibar no es una ciudad de atractivo turístico queremos que sea conocida por los eibarreses y por los vecinos de otras comarcas».

La muestra, que se inauguró a finales de julio, forma parte de la sección ‘Afueras’ del programa Tratado de Paz que se incluye dentro de Donostia 2016, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Eibar, del Museo y la Escuela de Armería. A pesar de que la clausura estaba prevista para el 16 de septiembre se estableció una prórroga, de forma que la muestra finalizó el domingo. No obstante, durante el día de ayer no se llevaron a cabo las labores de recogida de todos los materiales expuestos a la espera de una respuesta de la organización de la Capitalidad Europea de la Cultura.

La exposición ha conseguido revisar el legado material común que ejemplifica la conversión de la industria armera hacia la industria civil. El artista promotor, Ibon Aranberri, fue rastreando ejercicios y piezas procedentes de las escuelas y talleres que concentraron los procesos de aprendizaje técnico y manual.

Así, junto con el coordinador Nader Koochaki y personas voluntarias, se trabajó en el cambio de significado de las piezas hasta diferenciarlo de su concepción original, con una importante respuesta del público eibarrés.

De armas a otros artículos

Mediante un inventario de formas se ha mostrado claramente la conversión de la industria armera hacia la civil en la geografía más cercana. Muchas antiguas piezas de ejercicios y piezas procedentes de las escuelas y talleres que concentraron los procesos de aprendizaje técnico y manual se han expuesto en Portalea, gracias también a que fueran cedidas por muchos exalumnos de la Escuela de Armería. Así, junto con el coordinador Nader Koochaki y personas voluntarias, el artista ha trabajado el cambio de significado de las piezas hasta diferenciarlo de su concepción original.

Tras una presentación inicial el pasado 5 de junio en la que se mostraban los contenidos recopilados, Aranberri fue transformando el espacio del Museo de la Industria Armera de Eibar, para proponer una nueva secuencia física a través de una organización lineal que traspasa la arquitectura museística. De esta manera, se superponían dos tipologías expositivas en un mismo espacio: el itinerario didáctico-temático del museo actual y el formalismo rígido de las exposiciones divulgativas de antaño.

Aranberri es un artista formado originalmente como escultor. Así, trabaja en una amplia variedad de formatos, entre ellos la escultura, la fotografía, el cine y las prácticas colaborativas. Su obra se centra en la intervención humana dentro del entorno natural, analizando la compleja superposición de historia, cultura, estética y política que nos rodea. Ha expuesto su obra individualmente en instituciones como Vienna Secession, Fundació Tàpies, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, y Kunsthalle Basel, entre otras. En 2007 fue invitado a formar parte de Documenta 12.

Por su parte, el programa Tratado de Paz es el proyecto más ambicioso de San Sebastián 2016 y cuenta con el patrocinio de la compañía Telefónica, en donde se han podido conocer importantes intervenciones artísticas.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate