La sonrisa cumple 50 años

Julia Roberts camina descalza, delante de Jodie Foster, sobre la alfombra roja del Festival de Cannes de 2016./Yves Herman/reuters
Julia Roberts camina descalza, delante de Jodie Foster, sobre la alfombra roja del Festival de Cannes de 2016. / Yves Herman/reuters

Julia Roberts alcanza el medio siglo con un aspecto envidiable. Es muy selectiva con sus trabajos y prefiere centrarse en sus tres hijos

MIKEL ARNAO

Julia Roberts sigue siendo 'La novia de América'. Un estatus que no le han arrebatado ni los 50 años que acaba de cumplir, con un aspecto envidiable, la actriz que ganó un Oscar con 'Erin Brokovich' pero que se hizo mundialmente famosa gracias a 'Pretty Woman', donde presentó al público su sonrisa. La sonrisa.

La madurez -y una fortuna estimada en más de 120 millones de euros- le han permitido ser mucho más selectiva a la hora de elegir sus papeles y organizar su vida fundamentalmente alrededor de sus tres hijos: Henry Daniel y los mellizos Phinnaeus Walter y Hazel Patricia.

Los niños son producto de su segundo matrimonio, con Daniel Molder, al que conoció durante el rodaje de 'The Mexican'. Anteriormente, en 1993, se había casado con el músico Lyle Lovett, pero solo duraron dos años. Roberts estuvo a punto de casarse otra vez, pero dejó plantado a Kiefer Sutherland tres días antes de la ceremonia al enterarse que el actor y director de cine le había sido infiel con una bailarina.

El secreto de su buen aspecto parece pasar por una cuidada alimentación, basada en frutas y verduras, y algo de deporte, fundamentalmente el yoga. Y esa belleza natural que le acompaña desde que esta hija de actores, que había estudiado Periodismo, se decidió por el cine al ver que a su hermano Eric no le iba mal.

Ella asegura que no se ha hecho ni un retoque y así piensa seguir de momento a pesar de los 50. De hecho firmó un contrato para ser la imagen de Lancome, la marca de cosméticos, sin trucos. Su físico, sigue sin importar la edad, también le permite mostrar sus piernas para Calzedonia.

La familia vive en Malibú, muy cerca de donde se cuece la industria cinematográfica en Estados Unidos, pero en cuanto pueden se escapan a Nuevo México. Su caché es de los más elevados de este negocio y forma parte del llamado club de los 20 (millones de dólares). Su papel más premiado fue el de 'Erin Brokovich', que le valió un Oscar, un Globo de Oro y el Bafta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos