Shakira, con 20 'kilos' menos

La intérprete alega que sus problemas se deben a diferencias de criterio. /EFE
La intérprete alega que sus problemas se deben a diferencias de criterio. / EFE

La cantante colombiana empieza a saldar su deuda con la Hacienda española para no ser acusada de haber cometido varios delitos fiscales entre 2011 y 2014

JAVIER GUILLENEA

Todo son problemas para Shakira, que no gana para sustos pero sí tendrá que hacerlo para pagar a Hacienda si las cosas se tuercen aún más para ella. De momento, la cantante colombiana acaba de abonar al fisco español más de 20 millones de euros por lo que dejó de declarar en 2011 y es posible que tenga que ahorrar un poco más para pagar lo que la Agencia Tributaria le reclama por un presunto delito fiscal cometido durante los tres años siguientes.

Es lo que pasa por tener muchas casas, que de tanto ir y venir uno acaba por no saber muy bien dónde vive. El pasado mes de enero la Fiscalía de Barcelona denunció a Shakira Isabel Mebarak Ripoll por un delito fiscal cometido entre los años 2011 y 2014. La denuncia se basaba en un informe de la Agencia Tributaria, que llegó a la conclusión de que durante esa etapa la cantante residió en España pero pagó sus impuestos como si pasara la mayor parte del año en el paraíso fiscal de Bahamas, donde en 2011 compró una isla a medias con al exmiembro de Pink Floid Roger Waters para edificar en ella un complejo turístico de lujo con playas privadas y exposiciones de artistas de renombre.

Según su propia versión de los hechos, Shakira vivió fuera de España entre 2011 y 2015, año en el que estableció oficialmente su residencia en Esplugues del Llobregat junto al futbolista Gerard Piqué. Ambos ya eran pareja desde 2011 y tuvieron un hijo en 2013 pero la cantante siempre ha alegado que vivía la mayor parte del tiempo fuera del país por motivos profesionales. Según la legislación española, si un ciudadano pasa al menos 183 días en territorio español se le considera residente fiscal. Ella insiste en que no era para tanto, pero la Agencia Tributaria sostiene que tiene pruebas suficientes de que no dice la verdad, entre ellas el testimonio de su peluquería habitual en Barcelona a la que, al parecer, acudía con asiduidad cuando se suponía que estaba en Bahamas.

La cantidad que ha desembolsado Shakira corresponde al año 2011, un ejercicio que ya está prescrito pero que Hacienda le reclamaba por vía administrativa. La intérprete colombiana ha tomado la decisión de pagar los 20 millones para poder impugnar la decisión de los inspectores de Hacienda de exigirle el dinero. Entre otros argumentos, en su defensa sostendrá que la gran mayoría de sus ingresos provenían del extranjero, que siempre ha cumplido con sus obligaciones fiscales y que todo se debe a una diferencia de criterio y no a una voluntad de ocultamiento fiscal.

Ella insiste en que vivía fuera pero en su peluquería dicen lo contrario

Sus abogados tendrán que esforzarse para demostrarlo ante la Fiscalía, que mantiene su investigación por el supuesto delito fiscal cometido entre 2012 y 2014, y ante Hacienda, que considera que Shakira debería haber tributado en España durante los tres años en litigio por sus ingresos generados a nivel internacional y no solo por los recaudados en España. De confirmarse este parecer fiscal, la cantante podría enfrentarse a tres delitos agravados por la cantidad defraudada y a una sanción de decenas de millones de euros.

Más Bahamas

El pasado mes de noviembre el nombre de la estrella colombiana apareció mencionado en el escándalo de los llamados Paradise Papers. Esta investigación periodística internacional reveló que la intérprete tenía fijada su residencia fiscal en Bahamas y que gestionaba sus derechos musicales, valorados en más de 30 millones de euros, en países fiscales tan agradecidos como Malta y Luxemburgo.

Temas

Shakira

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos