La revancha interminable

La pareja se dio el 'sí quiero' el 31 de marzo de 1996./R.C.
La pareja se dio el 'sí quiero' el 31 de marzo de 1996. / R.C.

Rocío Carrasco y Antonio David llevan casi dos décadas enzarzados en una guerra que ha convertido en rehenes a sus hijos

Arantza Furundarena
ARANTZA FURUNDARENA

Entre las contiendas famosas de la historia figuran la Guerra de los Seis Días, la Guerra de los Cien Años... Y aquí y ahora, la de los tres lustros y medio que enfrenta a Rocío Carrasco con su exmarido, Antonio David Flores. Ni siquiera el que en su día la bautizó irónicamente como ‘La guerra de los Ro’ hubiera podido imaginar que 17 años después las armas seguirían cargadas, las heridas abiertas y el odio intacto. Bueno, intacto no, corregido y aumentado. De una boda folclórica y mediática (aquella estampa cañí que aglutinaba al guardia civil, el torero y la tonadillera) se pasó cuatro años después a una separación de tragedia griega. Hoy el balance de víctimas es el siguiente: Antonio David con muletas, Rociíto, que ya peina canas, sometida a un examen psiquiátrico y los hijos de los dos, alistados en el bando paterno y sin querer saber nada de su madre.

David Flores Carrasco, el hijo menor, la gran incógnita de la familia, el chaval que ha crecido al amparo del anonimato, acaba de cumplir 18 años y, como Andrea Janeiro, ha perdido su derecho a ser pixelado. La primera foto nítida del joven fue tomada esta semana cuando salía de un juzgado. Ese día tuvo que ser especialmente triste para él. Volvió a encontrarse con su madre después de un año sin verla, pero ella le negó el saludo.

Obligada a retirar la demanda que interpuso contra su ‘ex’ por secuestro de menor y quebrantamiento de custodia, Rocío Carrasco no estaba para reconciliaciones. No puede reclamar a Antonio David que le impida ver a su niño porque su niño ya es mayor de edad y decide por sí mismo. Podría haber aprovechado la circunstancia para limar asperezas y propiciar un acercamiento, pero Rociíto por lo visto ni olvida ni perdona que su hijo no estuviera presente en su segunda boda, la que celebró el pasado septiembre con Fidel Albiac.

Puerta cerrada

El chaval, que ya acudió muy nervioso a la cita judicial, tampoco parece dispuesto a perdonar el desaire de su madre. Igual que Antonio David, culpa a Carrasco de avisar a la prensa para ‘mediatizar’ el conflicto. Ese día, David, aferrado a la mano de Olga, la actual mujer de su padre, no contaba con la presencia de su progenitora en la sala. Pero, una vez que la vio, hubiera deseado un gesto de cariño. No lo obtuvo. Y entonces dio las gracias a Antonio David y a Olga por todo su apoyo y comentó que la puerta entreabierta para su madre había quedado cerrada.

Solo 24 horas después, Rocío Carrasco se sometía en los juzgados de Violencia de Género de Alcobendas a un examen psicológico para determinar el daño emocional que le han podido causar las declaraciones públicas de su exmarido a lo largo de estos años. Más de cinco horas permaneció la hija de Rocío Jurado en el interior, pero se negó a responder a las preguntas del especialista designado por Antonio David, algo que él ha tachado de «indignante». Carrasco abandonó la sala visiblemente abatida. No hace falta ser psicólogo para imaginar cómo puede sentirse una madre que tiene dos hijos y no se habla con ninguno de ellos.

Se creían tal para cual y el tiempo les ha dado la razón

Antonio David y Rocío se casaron casi adolescentes, convencidos de estar hechos el uno para el otro. El tiempo les ha dado la razón: son tal para cual. La tozudez de ambos, su afán de protagonismo y el anteponer el odio y la venganza a todo lo demás ha convertido en víctimas a sus hijos. «Ellos lloran mientras ella se casa», aireó Antonio David. Él debería haberse callado. Y Rociíto, que está enfadada con su familia al completo, tal vez debería reflexionar. «Para ella todos los demás vamos a contramano», dijo una vez su tío Amador, dando a entender que cuando una persona cree que todos los demás se equivocan tal vez debería mirar si no será ella que va en dirección contraria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos