Reconocimiento de estado para Billy Graham, el reverendo estrella en Estados Unidos

La comitiva fúnebre con el féretro de Graham, camino el sábado de su Charlotte natal. Arriba, el pastor en un discurso. /KATHY KMONICEK
La comitiva fúnebre con el féretro de Graham, camino el sábado de su Charlotte natal. Arriba, el pastor en un discurso. / KATHY KMONICEK

Los restos del predicador, asesor de presidentes, serán honrados en el Capitolio. Ningún religioso ha recibido antes tal homenaje

J. V.

El féretro con los restos mortales de Billy Graham, el reverendo más influyente en la historia de Estados Unidos, será honrado pasado mañana, miércoles, durante 24 horas en el Capitolio, sede de las dos cámaras del Congreso de su país. El predicador evangelista, fallecido hace cinco días a los 99 años, será el primer religioso que recibe tal reconocimiento, un honor de estado que únicamente se ha dispensado en 34 ocasiones en toda la historia, y siempre a presidentes, militares y políticos.

Será el segundo de los tres actos de homenaje público que reciba Graham después de su muerte. El primero tuvo lugar el sábado, cuando el séquito fúnebre recorrió durante tres horas el camino hasta su Charlotte natal, aplaudido a su paso por decenas de miles de personas. El último consistirá en el funeral que tendrá lugar el viernes en esa misma ciudad de Carolina del Norte. Los honores en el Capitolio dan idea de la enorme popularidad de que gozaba el pastor, no solo en su país sino en buena parte del mundo. Sus numerosas giras desde que en 1944 se iniciara en la tarea evangelizadora, los sermones multitudinarios en estadios llenos, su frecuente presencia en programas de televisión y radio, las columnas en periódicos y la treintena de libros publicados le convirtieron en toda una estrella. Se calcula que durante siete décadas difundió el mensaje de Jesucristo a más de 250 millones de personas en 90 países y en su última aparición, en junio de 2005 en Nueva York, congregó a 242.000 seguidores.

Su celebridad es aún mayor por la labor que ha ejercido a lo largo de los años como consejero espiritual de numerosos presidentes de Estados Unidos, tanto demócratas como republicanos, desde Truman y Eisenhower a Jimmy Carter, Clinton, Obama o George W. Bush. Este último ha reconocido que le ayudó a superar sus problemas con el alcohol. «Billy Graham es probablemente el líder religioso más influyente de esta era. Quizá solo comparable con un par de Papas de la Iglesia católica», en opinión de William Martin, historiador de la tejana Universidad Rice.

Casado durante 64 años, hasta la muerte de su esposa en 2007, y padre de cinco hijos, el reverendo también recibió críticas en su trayectoria. Hay historiadores que le acusan de bendecir todas las guerras en las que ha participado EE UU en el último medio siglo y, hace seis años, tuvo que pedir disculpas públicas al revelarse una grabación en la que hacía comentarios antisemitas junto al presidente Richard Nixon. Sectores antirracistas le afean el escaso respaldo que a su entender prestó Graham en su día a Martin Luther King.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos