París se rinde a las canas

Jane Fonda./AP
Jane Fonda. / AP

Jane Fonda y Helen Mirren, 150 años de cine y belleza, brillan en un desfile en los Campos Elíseos

Icíar Ochoa de Olano
ICÍAR OCHOA DE OLANO

Las mujeres septuagenarias existen, pueden ser excelentes profesionales y, también, rabiosamente atractivas. Basta con ver desfilar por una pasarela a Jane Fonda o a Helen Mirren para certificarlo. En París, acaban de hacerlo. Las dos a la vez. 150 años de cine del bueno y de belleza exultante al servicio de L’Oreal, que ha visto en sus rostros maduros y carismáticos, y en sus caracteres indómitos, el verdadero espejo en el que quieren mirarse millones de congéneres. Con permiso de Irina Shayk, Doutzen Kroes, Winnie Harlow, Maria Borges o Barbara Palvin, quienes también pasearon arriba y abajo sus medidas de infarto por la capital de la moda. En concreto, por los sesenta metros de pasarela que la multinacional francesa de productos cosméticos montó en plenos Campos Elíseos para lucimiento de las legendarias actrices, ambas imagen de la casa.

El alter ego cinematográfico de la reina Isabel II lució desafiante un estilismo que parecía homenajear a Chaplin, con bastón incluido; y la irresistible ‘Barbarella’, por su parte, se enfundó un vestido largo ‘animal print’ entallado que realzaba su fabulosa silueta. La actriz inglesa, de 72 años, y la estadounidense, de 79, protagonizaron mano a mano la edición especial que la revista Vanity Fair dedicó el año pasado a Hollywood y la diversidad.

El fichaje de celebridades entradas en años para promocionar determinadas marcas cosméticas es prácticamente toda una novedad en la que el tándem Mirren-Fonda despunta con fuerza. Hace una década, Isabella Rossellini, imagen de Lancôme durante más de diez años, admitía públicamente que la firma le extendió el finiquito en cuanto sobrepasó la cuarentena. Tal vez ahora, sus responsables estén tirándose de las canas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos