Neil Diamond se da de baja

El cantante neoyorquino nunca ha ocultado que prefiere el contacto con el público a componer canciones./EFE
El cantante neoyorquino nunca ha ocultado que prefiere el contacto con el público a componer canciones. / EFE

El cantante estadounidense anuncia que padece párkinson y abandona los escenarios, pero seguirá componiendo canciones

JAVIER GUILLENEA

Dulce Carolina, los buenos tiempos nunca parecieron ser tan buenos. Me inclinaba a pensar que nunca lo serían, pero ahora...», escribió y cantó Neil Diamond en 1969. «Este viaje ha sido tan bueno, tan bueno, tan bueno», ha escrito casi 50 años después, como si hubiera compuesto la segunda parte de 'Sweet Caroline', una de sus canciones más emblemáticas. Una más de ellas.

Neil Diamond, que hoy cumplirá 77 años, anunció ayer el fin de un viaje y el comienzo de otro. En un comunicado publicado en su web oficial, el cantante neoyorquino, que ha vendido más de 130 millones de discos, reveló que ha decidido abandonar los escenarios tras haber sido diagnosticado recientemente de párkinson. En marzo tenía previsto participar en una gira por Australia y Nueva Zelanda para celebrar sus 50 años de carrera, pero ya no se siente capaz «de viajar y actuar a gran escala». Todo ha quedado anulado y el dinero de las entradas ya vendidas será devuelto.

Tiene párkinson, aunque eso no significa que esté acabado. La enfermedad, un trastorno neurodegenerativo que provoca temblores, además de problemas de equilibrio y coordinación, entre otros síntomas, es un serio estorbo para llevar una vida normal, pero no impide a quien lo padece seguir adelante. Que es lo que va a hacer Diamond.

No podrá cantar en directo, pero tiene previsto «seguir activo escribiendo, grabando y en otros proyectos durante mucho tiempo»

«Con reticencia y desilusión anuncio mi retirada de los escenarios», dice el cantante en el mensaje, donde adelanta una jubilación que no va a ser total. «Quiero dar las gracias a mi leal y devoto público de todo el mundo. Siempre tendréis mi agradecimiento por vuestro ánimo y apoyo», prosigue, en lo que parece ser una de esas cartas de despedida que hacen presagiar un adiós sin retorno que él mismo se encarga de desmentir para evitar equívocos.

Desde los 16

Neil Diamond se ha bajado del escenario pero no de la música, que es lo que lleva haciendo desde que a los 16 años, después de asistir en la escuela donde estudiaba a un concierto de Peter Seeger, decidió comprarse una guitarra y aprender a tocar. Comenzó así una carrera de la que se apeó para estudiar otra, la de Medicina, que no terminó. En 1962 lo apostó todo por la música y, pese a los fracasos iniciales, fue ascendiendo peldaños hasta llegar a la cumbre.

En su medio siglo de actividad ha compuesto una decena de 'números uno' y ha colocado 38 canciones entre las diez primeras de la lista Bilboard. En 1984 entró en el Salón de la Fama de los Compositores y en 2011 en el del Rock and Roll. El próximo domingo recibirá un premio honorífico durante la entrega de los Grammy, que se convertirán en un homenaje a un autor al que han versionado cantantes y grupos como Elvis Presley, Frank Sinatra, UB 40, Johny Cash, Deep Purple, The Monkees e incluso Julio Iglesias.

Shane McGowan, líder de The Pogues (en el centro, acompañado de su mujer, el actor Johnny Depp y el presidente irlandés, Michael D. Higgins), Eric Clapton y Lady Gaga.

Ídolos enfermos

Eric Clapton, sordera.
El cantante inglés se está quedando sordo debido a una neuropatía periférica.
Shane MacGowan, alcoholismo.
El alcohol y una rotura de pelvis han dejado incapacitado al exlíder de The Pogues.
Lady Gaga, fibromialgia.
Se ha visto obligada a cancelar varias giras debido a los ataques de fibromialgia que sufre.

Las canciones de Neil Diamond campan por sus anchas en numerosas series de televisión y en un centenar de películas, como 'Pulp Fiction', 'Donnie Brasco', 'Shrek', 'Austin Powers' o aquella 'Juan Salvador Gaviota' cuya banda sonora sumió a medio mundo en un ensueño de superación y autoayuda. Su música, a medio camino entre James Taylor y Elvis Presley, para unos demasiado empalagosa y para otros puro terciopelo, forma parte de la cultura popular de Estados Unidos y seguirá siéndolo aunque Neil se apee del escenario, porque seguirá haciendo canciones.

En su mensaje dice adiós pero también hola. A pesar de su enfermedad, Neil Diamond anuncia que tiene previsto «seguir activo escribiendo, grabando y en otros proyectos durante mucho tiempo». Lo que ya no hará será cantar en directo y, si nada lo remedia, su última actuación en público habrá sido la que realizó la pasada Nochevieja en Times Square junto a Mariah Carey o Sugarland. Para él lo fácil era eso, el contacto con la gente sobre un escenario. Lo difícil, siempre lo ha dicho, «es componer», que es lo que ahora empieza. «Es un trabajo duro, pero nadie me dijo que sería fácil», confesó no hace mucho en una entrevista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos