El mundo por barretina

La duquesa de Montoro no se pierde ninguno de los conciertos del Universal Music Festival, que organiza su pareja, Narcís Rebollo. / EFE

Eugenia Martínez de Irujo vive este verano a tope: fiestas, novio catalán y rock and roll

ARANTZA FURUNDARENA

En vacaciones como mejor se está es soltera, se disfruta mucho más», solía repetir Eugenia Martínez de Irujo para explicar que, verano tras verano, seguía sin novio... Hoy, a sus 48 años, está claro que aquello era hacer de la necesidad virtud porque ha sido llegar la ‘vía catalana’ a su vida y cambiar totalmente de opinión. La ‘vía catalana’ para la hija de la duquesa de Alba se llama Narcís Rebollo, es divorciado, con dos hijos, y nació hace 47 años en Figueras, como el añorado y hoy exhumado Dalí. Por él, la en otro tiempo mujer de torero ha tirado la montera y se ha puesto el mundo por barretina... Pero hasta cierto punto, porque tú ahora mismo le haces un referéndum a Eugenia sobre la independencia (de su persona) y vota que no. Ha descubierto que en pareja se lo pasa pipa. Incluso de vacaciones.

Muy en su estilo, con un ‘look’ de reminiscencias ‘hippies’, las imprescindibles joyas Tous, su tatuaje en forma de estrella de cinco puntas cuyo último significado solo ella conoce, un bolso de rafia y una sonrisa que últimamente no se le borra de la cara, Eugenia acudió el martes por la noche a la actuación de Zucchero en el Teatro Real de Madrid. Por su título nobiliario debería ir más bien de feria en feria (taurina) y no de concierto en concierto. Pero Eugenia siempre ha sido mucho más de rock and roll que de pasodoble.

La duquesa de Montoro se ha quedado en duquesa de Mon... Del toro ya no quiere ni oír hablar. «Eso pregúntaselo a Lourdes Montes», le espetó a un periodista que el martes se acercó a ella para recabar su opinión sobre la nueva ley balear que impone una tauromaquia sin sangre. Lourdes Montes es la actual mujer del diestro Fran Rivera, del que Eugenia aseguró llevar «veinte años separada». En realidad lleva 15, pero a ella se ve que se le han hecho muy largos... O que le han dado mucho de sí.

Narcís, su novio, también estuvo con ella en el concierto de Zucchero aunque ambos llegaron por separado. Rebollo es presidente de Universal Music para España y Portugal. Pero una cosa es estar ligado a la música y otra que te saquen cantares... Ser pareja de la hija de la duquesa de Alba implica una presión mediática que puede llegar a ser insoportable para alguien ajeno al mundo del corazón. Así que Narcís se ha limitado a declarar que Eugenia es «muy inteligente y un amor de mujer» y acto seguido ha rogado que les dejen llevar su relación «con naturalidad y respeto».

Galán de nitroglicerina

Lo suyo no fue exactamente un flechazo. Ya eran amigos desde hacía tiempo y fue hace cosa de un año cuando surgió ese ‘algo más’. Tal vez a ello ayudó el romance fallido de Eugenia con José Coronado en el verano de 2015. Un estallido de pasión que duró menos de lo que tarda en explotar un chupinazo. Tras muchos años sin pareja aquel fue para ella un intento de volver a enamorarse (hasta las trancas, según se vio en algunas fotos). Pero ya dice el refrán que los experimentos, mejor con gaseosa. Y Coronado, como galán, parece estar más cerca de la nitroglicerina.

«Eso pregúntaselo a Lourdes Montes», dice al que le habla de toros

Repuesta del terremoto, Eugenia se refugió en los amigos de siempre. Tanto que llegó a enamorarse de uno de ellos. En realidad, la ‘vía catalana’ ya estaba en su vida. Lleva dos décadas como imagen de los joyeros manresanos Tous, que fueron su principal apoyo cuando se separó de Fran, y hace mucho que cayó rendidamente enamorada de la Barcelona postolímpica. Sin embargo, Eugenia no parece estar dispuesta a cambiar su «Marbellita», como ella la llama, por la Costa Brava o el Ampurdán. Un verano más se repartirá entre sus heredadas mansiones de la Costa del Sol e Ibiza. Eso sí, seguiremos viéndola en los conciertos del Universal Music Festival que organiza su novio. Porque como ella misma reconoció el martes a su llegada al Teatro Real: «Estoy abonada».

Fotos

Vídeos