El último disparate de la moda: Gigi Hadid en miniatura

Gigi Hadid, durante un desfile./JASON SZENES
Gigi Hadid, durante un desfile. / JASON SZENES

Crear una muñeca de una de las musas de las pasarelas es la singular ocurrencia de Tommy Hilfigher

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

El disparatado mundo de la moda reserva cada cierto tiempo una pequeña-gran sorpresa, según los ojos con que se mire. La última ocurrencia de Tommy Hilfiger ha sido reducir a la bella Gigi Hadid, una de sus musas y fijas de sus espectaculares desfiles, a tamaño miniatura y convertirla en una muñeca. Es lo que tiene la fama, que a algunas las empequeñece, mientras que otras se vienen arriba del aire que toman. La firma ha tenido al menos el buen gusto de modelar una extraordinaria réplica. La muñeca luce la misma indumentaria con la que la top se estrenó como embajadora de la línea femenina de la compañía estadounidense. Gigi, una chica que saca tiempo para todo y juguetea con los grandes del diseño, ha cumplido uno de sus sueños de niña y se ha sentido muy halagada por tener en sus manos a su primera Barbie. «Ver la muñeca fue surrealista», deslizó.

Y sí que lo es. Su replicante luce los mismos modales que las chicas pijas que callejean por el asfalto del Upper East Side de Manhattan. A la chica no hay quien le gane en estilazo. Y si alguien se atreve a rivalizar con ella, que sea alguna de plástico. Otro cantar es lo que le pasó a FKA twigs. Vale que la jefa de Versace te vista gratis para la ocasión, pero ¿a qué precio? ¿A costa de ir de arriba abajo como la gran Donatella? Eso no se hace, se escuchó en la entrega de los British Fashion Awards. La noche más especial de la moda británica siempre deja alguna que otra 'bomba', pero nadie podía imaginarse que la fiesta que debía homenajear tanto derroche de talento quedase reducida a un solo modelo, por exclusivo que fuera.

Que dos mujeres tan distintas coincidan con un look casi idéntico en una alfombra roja no es fruto de la casualidad. A Donatella, que se llevó uno de los premios gordos de la noche, se la vio encantada junto a Naomi Campbell y Rita Ora, vestidas ambas de Versace. Así que habrá que indagar sobre qué fallo para que la creadora y FKA coincidiesen con un modelo de la colección del próximo verano, de inspiración versallesca, con escotes cuadrados, faldas de volumen XL y estampados dorados sobre negro. El diseño supuso un guiño a los icónicos estampados que su hermano Gianni elevó a objeto de deseo en los 80 y 90, pero a la pobre FKA no le quedó más remedio que tragar sapos y culebras al constatar que la moda no es tan única como le gusta presumir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos