Llega Samantha, la polémica 'robot del amor'

Un ingeniero catalán crea un polémico ciborg erótico diseñado para dar placer y que puede llegar al orgasmo

MICHAEL SUSINSAN SEBASTIÁN

La evolución de la robótica está alcanzando ya los límites imaginados por los pioneros de la ciencia ficción. ¿Existirán algún día los robots capaces de sentir? Sí, al menos a ojos de los demás. Hasta el punto de que la inteligencia artificial empieza a hacerse hueco en el mercado del sexo. El ingeniero catalán Sergi Santos ha creado el robot Samantha, un aparato totalmente customizable, de todos los colores y tamaños, que ni siquiera ha salido al mercado y ya ha generado polémica y llamado la atención de la prensa internacional.

Samantha es una muñeca sexual a la que se introduce un 'cerebro' y sensores que la hace capaz de reaccionar al toque, al beso o a la penetración. Mas allá de los estímulos físicos, Santos ha creado una inteligencia artificial en Samantha que la hace capaz de llegar al orgasmo. El precio estimado del robot va desde los 5.000 a los 15.000 dólares (4.400 a 13.000 euros).

El mercado de los robots sexuales no es una exclusividad de España. En Estados Unidos ya se fabrican los llamados 'Love dolls', con capacidad para ejecutar hasta 50 posturas sexuales, que pueden ser comprados o incluso alquilados. Ya en Reino Unido desde el pasado año se pretende abrir un café que ofrece el 'servicio' de los androides.

Los riesgos de los robots sexuales

La industria de la robótica sexual viene siendo criticada por los riesgos éticos que conlleva. La Fundación para la Robótica Responsable (Foundation for Responsible Robotics-FRR) ha publicado un informe advirtiendo una serie de riesgos sobre el uso de estas máquinas. Afirma que los robots pueden alterar las percepciones sobre el consentimiento entre los usuarios. También advierte de que su uso podría aumentar la cosificación de la mujer y de actos que, de otras formas, serían ilegales. La fundación condena, sobre todo, el posible tratamiento de pedófilos y otros tipos criminales sexuales con el uso de estos robots.

Por otro lado, la entidad también ha destacado el potencial que esa tecnología tiene en ayudar a las personas con dificultad para mantener una relación sexual como personas mayores, discapacitadas o con traumas sexuales.

Temas

Robots, Sexo

Fotos

Vídeos