Kiko Rivera cambia de vida y presume de su nuevo yo

Kiko Rivera, antes de su cura de adelgazamiento./INSTAGRAM
Kiko Rivera, antes de su cura de adelgazamiento. / INSTAGRAM

Ha esperado a la edad de Jesucristo para reinventar su físico y acompañarlo de un cambio de hábitos

ELCORREO.COM

Ha esperado a la edad de Jesucristo para reinventar su físico y acompañarlo de un cambio de hábitos. El Kiko Rivera obeso, abandonado y víctima de los ataques de gota a los 33 años ha dado paso al Kiko Rivera que se sometió en julio a una operación para implantarse una banda gástrica que le ha robado el apetito pero le ha devuelto la línea. «Mi cabeza sigue teniendo hambre pero el estómago no me lo permite», llegó a decir. Ahora saca brillo de sus desvelos y ha publicado en Instagram una doble imagen con su antes y su después.

Noticias relacionadas

«El mejor cambio de mi vida sin lugar a dudas. Seguimos en modo on!», resume su estado de ánimo. Todo parece sonreírle al hijo de Isabel Pantoja. Hace una semana cumplía su primer aniversario de boda junto a Irene Rosales. Ambos esperan con ilusión la llegada de su segunda hija, que se llamará Carlota. En lo que no ha acertado es en sus valoraciones del ‘procés’ catalán. Su «Esto es España y aquí hay que mamar... pese a quien pese» ya le está pesando también a él. Le han llovido las críticas.

Fotos

Vídeos