Fin de fiesta tras la boda del príncipe Harry y Meghan Markle

Meghan y Harry. /
Meghan y Harry.

Los novios bailaron 'I Wanna Dance With Somebody', cenaron y bebieron con sus invitador hasta la medianoche, y un castillo de fuegos artificiales iluminó Windsor

IRMA CUESTA

Carlos de Inglaterra recibió el sábado a los invitados a la recepción que siguió a la ceremonia de la boda de su hijo Harry casi tan emocionado como pocas horas antes se había sentido el joven príncipe. Las 600 personas que estuvieron en St George's Hall, el lugar elegido para disfrutar de los canapés y la tarta, tuvieron que hacer un esfuerzo para no echarse a llorar cuando el heredero al trono británico describió lo feliz que se sentía al ver a su hijo menor, a quien recordaba con absoluta claridad cuando solo era un bebé, casándose con el amor de su vida.

Eso es, al menos, lo que ayer contaron los medios ingleses, casi tan encantados con la boda de cuento que había protagonizado su príncipe como el propio padre del novio. «Es emocionante ver el hombre en el que te has convertido», afirmó mientras los invitados contenían la emoción y el duque de Cambridge preguntaba si no había nadie allí que supiera tocar el piano. Acto seguido, Sir Elton John tocó Your Song, Tiny Dancer, Circle Of Life y I'm Still Standing.

La fiesta, en cualquier caso, no terminaría hasta bien entrada la madrugada para unos cuantos. Después de retirarse por unas horas, un equipo aún más selecto, de apenas 200 invitados, se reunió en Frogmore House Manor. Las imágenes del príncipe Harry saliendo del castillo de Windsor con su flamante esposa -vestida por Stella McCartney- y abriéndole la puerta de Jaguar Type-E descapotable con la matrícula E190518, la fecha de la boda, fueron el colofón perfecto de una jornada que los británicos calificaron de perfecta.

En Frogmore House, después de la cena y del discurso del hermano del novio, y de la novia, llegó el momento del baile. Y, ¿qué eligieron los príncipes para estrenarse? I Wanna Dance With Somebody de la mismísima Whitney Houston. Luego, el DJ Sam Totolee (que también actuó en la boda de Pippa Middleton), se encargó de animar a los presentes que, además de beber y bailar, pudieron atiborrarse a hamburguesas y bocadillos pasada la medianoche y disfrutar de un fantástico espectáculo de fuegos artificiales que iluminó la noche de Windsor.

Entre los 'elegidos', Amal y George Clooney, Victoria y David Beckham, Elton John, Oprah Winfrey, Tom Hardy, James Corden, Serena Williams y Priyanka Chopra y los compañeros de la actriz en 'Suits'.

El príncipe invitó a los presentes a que, a la hora de abandonar la fiesta, no hicieran mucho ruido para no molestar a los vecinos... que no eran otros que sus abuelos. Los mismos que a través del twitter de la casa real agradecieron ayer «a todos los que vinieron a Windsor y a los que siguieron la boda desde cualquier lugar».

Información relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos