Duelo de duquesas

La actriz Meghan Markle, con su prometido, el príncipe Harry, y los Duques de Cambridge./Adrian Dennis
La actriz Meghan Markle, con su prometido, el príncipe Harry, y los Duques de Cambridge. / Adrian Dennis

Meghan Markle se mide con Kate Middelton en su primer acto oficial tras ser invitada por la Reina a disfrutar de las fiestas con la Familia Real

I. OCHOA DE OLANO

Meghan Markle ya puede contar su primera Navidad al estilo Windsor. En un gesto inédito hasta la fecha, la Reina Isabel II se ha puesto la corona por montera y ha invitado a la prometida de su nieto Enrique a que se uniera a los festejos familiares de Nochebuena y Navidad que, como manda la rancia tradición británica, han tenido lugar la bucólica localidad de Sandringham, en la campiña de Norfolk. La actriz, que se casará con el príncipe pelirrojo el próximo 19 de mayo, se ha convertido así en la primera persona que se suma a estas celebraciones monegascas sin haber pasado antes por el altar y, también, en la primera ciudadana estadounidense en hacerlo. La ex duquesa de Windor Wallis Simpson, por cuya mano Eduardo VIII renunció el trono de Inglaterra, jamás recibió ese honor.

La concesión realizada por la soberana nonagenaria ha propiciado que la intérprete participara en su primer acto oficial en la mañana de lunes, cuando se dirigió caminando del brazo de su futuro marido, y junto a toda la Familia Real, a la misa de Navidad, en la pequeña iglesia de Santa María Magdalena. Su aparición junto a Kate Middleton convirtió la estampa en un auténtico duelo de duquesas. La de Cambridge lució un atinado abrigo de lana de tartán en verde y rojo con botones dorados que invisibilizada su embarazo y, la de Sussex -lo será en cuanto pronuncie el ‘sí, quiero’-, por un discreto gabán en color canela, botas de gamuza marrón y tocado en tono caramelo.

La ocasión no fue histórica únicamente para la actriz. Karen Anvil, una inglesa de 39 años que aguardaba junto a su hija Rachel, de 17, en los aledaños de la capilla a que llegaran los ‘royals’, fue la primera persona en inmortalizar a los dos hijos que el Príncipe de Gales tuvo con la malograda Lady Diana, con sus respectivas parejas, Catalina de Cambridge y la debutante Meghan Markle. En su instantánea, que publicó de inmediato en su cuenta de Instagram, aparecen los cuatro sonriendo al objetivo. Las 4.000 visitas que obtuvo su fotografía en tiempo récord disparó de inmediato el interés de los medios de comunicación, que buscaban obtener los derechos de autor de la imagen. Horas después, la mujer confesaba, pletórica, que con el dinero obtenido pagará la Universidad de su hija.

Temas

Moda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos