Diana de Gales cambia de estatua

Estatua de Diana de Gales y Dodi Al Fayed en los almacenes Harrods, en Londres./AFP
Estatua de Diana de Gales y Dodi Al Fayed en los almacenes Harrods, en Londres. / AFP

Los almacenes Harrods anuncian su intención de retirar la efigie que desde 2005 recordaba a Lady Di y su amigo Dodi Al Fayed

J. GUILLENEA

Las estatuas ya no son como las de antes, cuando se erigían y ahí quedaban, al capricho de las palomas o de los turistas empeñados en quedar inmortalizados en una foto ante una efigie presuntamente inmortal.

La de la princesa Diana de Gales y su amigo Dodi Al Fayed, que sellaron su destino fatal en un accidente de tráfico en 1997, es una estatua de bronce que se instaló en 2005 en los lujosos almacenes Harrods, en Londres, bajo el título ‘Innocent Victims’ (Víctimas inocentes). Su vida ha sido intensa -millones de personas han rendido tributo a la imagen de los dos enamorados con un enorme pájaro en las manos-, pero más bien breve. La empresa propietaria de los almacenes ha anunciado que retirarán la estatua de la tienda con el argumento de que el palacio de Kensington, residencia oficial de los príncipes Guillermo y Enrique, planea erigir una nueva escultura dedicada a la princesa.

«Estamos muy orgullosos de haber tenido nuestro papel para conmemorar las vidas de Diana, princesa de Gales, y Dodi Al Fayed en Harrods», ha señalado en un comunicado el director ejecutivo de Harrods, Michael Ward. «Pero con el anuncio de una nueva estatua oficial de Diana, en Kensington Palace, creemos que es el buen momento para devolver el memorial al señor Al Fayed e invitar al público a rendirle homenaje en el palacio», añade.

La obra fue encargada por el padre de Dodi, Mohamed Al Fayed, cuando era propietario de los almacenes, que fueron vendidos en 2010 a la familia real de Catar por cerca de 1.500 millones de libras. Al Fayed siempre ha sostenido que la muerte de Diana y su hijo no fue accidental, y ha llegado a acusar a la familia real británica de haber orquestado el suceso, en contra de las investigaciones oficiales, que achacaron el siniestro al exceso de velocidad y la embriaguez del conductor.

Un portavoz de la familia Al Fayed ha agradecido a los actuales dueños de Harrods que hayan mantenido la estatua «hasta ahora». «Eso ha permitido que millones de personas hayan presentado sus respetos a esas dos magníficas personas. Ahora es el momento de llevarlas a casa», señala la familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos