Corinna quiere ser princesa

Corinna, junto a su exmarido, el príncipe Sayn-Wittgenstein. / R.C.

La familia de su exmarido, el príncipe Alexander zu Sayn-Wittgenstein, le ha advertido de que debe renunciar a su título

EL CORREO

Corinna Larsen, ‘amiga entrañable’ del rey Juan Carlos, ha replicado a su exfamilia política que tiene derecho a seguir usando el título de princesa, el tratamiento de 'alteza serenísima' y el apellido de casada. El príncipe Alexander zu Sayn-Wittgenstein, padre de Casimir, del que Corinna se divorció en 2005, le advirtió hace unos días de que debía renunciar a esos privilegios. «Son declaraciones falaces y sin fundamento jurídico», han afirmado los abogados de Larsen.

Fotos

Vídeos