Carlos Falcó y Esther Doña celebran su 'reboda'

Esther Doña y Carlos Falcó. / j. lópez-efe

La pareja ha celebrado una fiesta después de que el pasado 22 de julio solo invitaran a cinco personas a su boda civil

EL CORREO

Muy «feliz e ilusionada» se mostró ayer Esther Doña, que celebró junto a Carlos Falcó, marqués de Griñón, la fiesta de boda, en realidad la 'reboda', ya que se habían dado el 'sí, quiero' de forma secreta el pasado 22 de julio. En esa boda civil sólo estaban presentes cinco personas y se hizo de forma extremadamente discreta. Y antes ya se habían inscrito como pareja de hecho desde noviembre de 2016. La puesta de largo tuvo lugar en el espectacular palacio El Rincón, que Falcó tiene en la localidad madrileña de Aldea del Fresno. Fue en este mismo escenario donde ambos rubricaron su boda civil hace justo un mes.

La fiesta nupcial reunió anoche a una buena porción de la jet española, aunque las 'quinielas' previas se centraban en conocer si alguno de los cinco hijos de Carlos Falcó (fruto de sus matrimonios con Isabel Preysler, Jeannie Giraud y Fátima de la Cierva) acudirían al enlace. Tamara Falcó, la hija que tuvo con Preysler, ya había confirmado con anticipación que no podría estar presente en la celebración.

Falcó dobla en edad a Esther Doña (40 años). Ella también acumula una amplia hoja matrimonial con dos divorcios anteriores, aunque sin descendencia. De su actividad profesional apenas ha trascendido que desarrolló una discreta carrera de modelo y que solía dejarse verse en el círculo de amistades de Bertín Osborne. Esa gran diferencia de edad entre ambos ha provocado que se hagan comparaciones con el matrimonio entre el escritor Camilo José Cela y la periodista Marina Castaño, a la que también duplicaba la edad.

Del enlace de anoche ha trascendido el doble vestuario de ella, dos trajes de Rosa Clará y poco más. La pareja cursó invitaciones a unas 150 personas que disfrutaron de las exquisiteces del chef manchego Víctor Sánchez-Beato.

Fotos

Vídeos