«No busquéis titulares»

La Familia Real posa en Sóller delante del cartel de la exposición sobre Joan Miró y Pablo Picasso.
La Familia Real posa en Sóller delante del cartel de la exposición sobre Joan Miró y Pablo Picasso. / EFE

a los periodistas que intentaban obtener una sesuda opinión de Leonor sobre una exposición de Picasso y Miró

Arantza Furundarena
ARANTZA FURUNDARENA

Quien ha sido cocinero antes que fraile, como reza el viejo refrán o, en este caso, periodista antes que Reina, sabe muy bien de qué va el guiso... Es lo que se deduce de la intencionada advertencia que doña Letizia hizo ayer a sus excolegas durante su visita a la localidad mallorquina de Sóller. La prensa estaba muy interesada en conocer las impresiones de Leonor y Sofía sobre la exposición de Picasso y Miró que acababan de ver. Bueno, a decir verdad, la prensa estaba especialmente empeñada en escuchar alguna sesuda, tal vez deslumbrante opinión de boca de la Princesa de Asturias quien, según se ha publicado, a sus 11 años es aficionada al cine de Kurosawa.

Pero su madre, que se conoce bien el percal, a la tercera pregunta sobre el mismo tema y viendo que sus hijas solo asentían con la cabeza y no soltaban prenda, cortó por lo sano: «No busquéis titulares. Les ha gustado mucho. No os van a decir nada más», dijo sonriendo. Y luego comentó que las niñas estaban bien adiestradas y no iban a caer en la trampa. ¿Qué instrucciones les había administrado en Marivent esa mañana? Se ignora. Pero el resultado fue igual de ejemplar que el comportamiento que tuvieron las dos hermanas durante la coronación de su padre: no se salieron del guion ni un milímetro.

La visita de ayer a Sóller viene a completar el reciente posado de Marivent (que este año quedó un poco raquítico) y se inscribe dentro de lo que cierta prensa denomina el «agroposado», es decir, un gesto que ya empieza a ser tradición y que consiste en convocar una sesión fotográfica en algún paraje natural de Mallorca para promocionar las maravillas de la isla, contentar a los cronistas y paparazzi, y de alguna manera compensar el serio recorte que ha experimentado el veraneo real mallorquín en los últimos años (una escueta semana de estancia contra el mes largo de antaño). El de ayer en concreto fue un posado más cultural que ecológico, pero igualmente equivale a una postal de despedida, justo antes de que el Rey reciba hoy a Rajoy en Marivent, y que los cuatro desaparezcan del mapa por unos días rumbo a sus ansiadas vacaciones privadas.

Picassos, mirós y muñecas

En Sóller ya habían estado en el verano de 2012, siendo Príncipes, para promocionar su tren turístico. Ayer, lo que visitaron fue Can Prunera, un museo situado en un monumental casal modernista que ahora acoge una exposición temporal titulada ‘Piccaso y Miró: historia de una amistad’ en la que se muestran 52 piezas y obras de arte de estos dos genios. La visita fue guiada y contó con cicerones de lujo: un nieto de Picasso y otro de Miró. También incluyó una grata sorpresa para Leonor y Sofía: visitar la casa de muñecas que se encuentra en otra planta del edificio.

Don Felipe acudió con una camisa azul clara estampada. Las niñas, con vestidos de rayas: horizontales Leonor y verticales Sofía... Pero, como siempre, lo más comentado fue el atuendo de doña Letizia: un juvenil minivestido blanco tipo ibicenco que es el mismo que lució hace años en una visita al Club Náutico y que pertenece a lo que la prensa local ha dado en llamar «el fondo de armario de Marivent». ¿Acertado?¿Desacertado? ¿Demasiado corto? ¿Más propio de una cala que de un museo? En esto de la estética real nadie se pone de acuerdo.

Los Reyes recorrieron calles, estrecharon manos y departieron con los peatones que se iban cruzando (algunos de ellos turistas extranjeros que no los reconocían). Saludaron a una frutera, recibieron tres puntos de libro de manos de una artesana... Y doña Letizia hasta animó a unas niñas a que posaran con sus hijas. «Si no os vuelvo a ver, que tengáis felices vacaciones», dijo la Reina a los informadores. Y esa frase, igual que la visita de ayer a Sóller, sonó a ‘Bye, Bye, Mallorca’.

Fotos

Vídeos