Amancio Ortega se relaja en Saint Tropez en un yate nuevo

Amancio Ortega pasea con su hija Marta y otros familiares por la dársena de Saint Tropez, en verano del año pasado. / R.C.

Disfruta con su mujer y su hija Marta de unos días de descanso en el ‘Drizzle’, de 63 metros de eslora y nueve lujosos camarotes dobles

PEDRO MUÑOZ

Amancio Ortega ha empezado sus vacaciones de verano, o al menos se ha tomado unos días de descanso (a sus 81 años ha bajado el ritmo, pero sigue yendo cada día al trabajo) acompañado de su mujer, Flora Pérez, su hija Marta y dos de sus nietos. Y como viene siendo habitual lo ha hecho en la Costa Azul francesa, en Saint Tropez, a bordo de un yate distinto al que utilizó en esas mismas aguas el año pasado. El ‘Drizzle’, construido en Holanda por la empresa Feadship, especializada en yates de lujo, tiene 63 metros de eslora y alberga en la cubierta principal suites con capacidad para alojar a diez invitados, además de otros cuatro camarotes dobles en la zona baja. Es un barco notable, pero nada que ver con los fastuosos megayates que gastan otros multimillonarios como Roman Abramovich (su ‘Eclipse’ tiene 162 metros de eslora y le costó 240 millones de euros). De hecho, el barco habitual del patrón de Zara es el ‘Valoria’, de 32 metros de eslora y tasado en seis millones de euros. El relax de Ortega, al que ‘Forbes’ adjudica una fortuna de 66.000 millones de euros (la cuarta mayor del mundo tras las de Bill Gates, Warren Buffet y Jeff Bezos), es objeto de un amplio reportaje en el tabloide inglés ‘Daily Mail’, que ha publicado las fotos del principal accionista de Inditex en bañador, a bordo del ‘Drizzle’ y en compañía de su familia. Las imágenes no tienen nada de particular (Ortega se remoja el cuerpo con una ducha, baja las escalerillas para darse un chapuzón en el mar, juega con sus nietos, que chapotean en una piscinita de plástico, mira en lontananza tras unas gafas de sol y bajo una gorra blanca...) salvo que son las del español más rico del mundo, un hombre tremendamente discreto y que no se prodiga en actos públicos.

Y sin dejar el territorio de la fotografía, precisamente estos días, los invitados a la fiesta de cumpleaños que Marta Ortega celebró el pasado enero están recibiendo en sus domicilios un regalo muy especial: los retratos que hizo a cada uno de ellos el cotizado fotógrafo de moda Ezra Petronio, contratado para inmortalizar aquel momento. Ante las cámarasa de Petronio han posado desde Barack Obama a Kate Moss.

Fotos

Vídeos