Thelonius, un genio con cerveza

El jazz es una habitual inspiración para los cerveceros artesanos americanos

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Son famosas las cervezas inspiradas por el rock, pero las que vienen del jazz tampoco le van a la zaga. Logró mucho nombre la Trooper. Bruce Dickinson es el dueño de la cervecera que la elabora. No es muy buena, pero a la voz de Iron Maiden se le perdona todo. Mucho mejor cervecero es Logan Plant, el hijo de Robert Plant, el cantante de Led Zeppelin... .

Pero, perdón, volvamos al jazz. En Estados Unidos, la superpotencia de la 'craft beer', se encuentra un curioso ramillete de brebajes nacidos del jazz. Probablemente el más famoso es el que lleva el nombre del pianista Thelonius Monk, al que el Festival de Jazz de Vitoria homenajea esta semana en su centenario.

El fundador del bebop, da nombre a la premiada Brother Thelonius de la North Coast Brewery. Una exquisita strong dark belgian abbey ale, algo así como una trapense al estilo californiano que, además, es solidaria y destina parte de las ventas de este caramelo de 9,7 grados al instituto que lleva el nombre del jazzman de Rocky Mountain y que ayuda a prometedores jóvenes pianistas.

Robert Johnson, el fausto del Mississippi

Paradigmático es el caso de una de las 'craft breweries' más importantes del planeta, Dogfish Head (conocida por protagonizar Brew Master en Discovery Channel). Tiene, por ejemplo, la Bitches Brew, creada para celebrar los 40 años del mítico disco de Miles Davis y la Hellhound on my ale, lanzada en 2011 coincidiendo con el centenario de Robert Johnson, el bluesman del que dicen que cambió la música. El Fausto del Mississippi del que dice la leyenda que vendió su alma al diablo, a precio ganga, solo por que le hiciera triunfar. Quién sabe si será verdad. La birra, al menos, es amarga como el infierno, 10% y 100 IBUs para una super-hoppy ale que levanta a un muerto. Aunque los Dogfish no se quedan ahí. De hecho, tienen su propio grupo de rap, The Pain Relievaz, con el que ya han sacado dos discos. Cantan los propios maestros cerveceros de la marca. No lo hacen mal del todo. Después de unas cuantas birras, claro.

Fotos

Vídeos