Jazz de todos los colores

Un programa ecléctico, desde el trío acústico a la orquesta, ofrece música de nivel para gustos varios

Biréli Lagrène actuará el viernes.
Biréli Lagrène actuará el viernes. / Javier Mingueza
Natxo Artundo
NATXO ARTUNDO

11 de julio The Brown Sisters La familia canta unida. 20.30 horas. 15 euros.

Allá en Illinois, el reverendo Brown tuvo cinco hijas. Adrienne, Andrea, Lavette, Phyllis y Vanessa, cuyas voces se fueron forjando en torno al culto religioso. Las artistas de Chicago emprendieron allá por 1986 su misión musical, en la que sus himnos han sonado al lado de Aretha Franklin, Bobby McFerrin, Walter Hawkins o Pops Staples. En 2014, Phyllis falleció inesperadamente y fue reemplazada por Amber Dukes, hija de Vanessa. Y el grupo suena a música celestial.

12 de julio Larry Carlton Magia entre los dedos 21.00 horas. 30 euros.

Posee uno de los tonos de guitarra más personales del mundo y maneja los recursos del instrumento con sutileza de sabio. Y con experiencia como uno de los músicos de sesión más solicitados en su día para todo tipo de grabaciones. Con el instrumento Gibson cuyo número de modelo le ha rebautizado como ‘Mr. 335’, debido a su maestría con las seis cuerdas, Larry Carlton regresa a Mendizorroza con su particular mezcla de jazz y blues. La elegancia de su tono y la calidez de su sonido se pueden identificar en el primer fraseo. Y su dominio del terreno entre el puente y la cejuela no admite dudas. Uno de los más grandes.

Stanley Clarke Quartet Un bajo de altura. Segunda parte.

Hace ya muchos años que un espigado muchacho de Filadelfia comenzó a destacar con las cuatro cuerdas del bajo entre sus larguísimos dedos. No pasó mucho tiempo antes de que le sacara chispas al instrumento eléctrico y se aventurara con proyectos como ‘Return to Forever’ junto a Chick Corea. Claro que el característico ‘slap’ de su Alembic ha sonado también junto a Keith Richards y Ron Wood o con Stewart Copeland. En su última visita a Vitoria, lo hizo al lado de Marcus Miller y Victor Wooten, otros dos colosos de las frecuencias graves. Desde entonces ha hecho un par de discos con su banda -uno, galardonado con un Grammy- o ha revisitado ‘Forever’ con Corea. Siempre inquieto, llega al frente de un cuarteto con jóvenes músicos.

13 de julio Kenny Barron, Cyrus Chestnut, Benny Green & Eric Reed ’Monk by 4’ Homenaje a cuatro pianos. 21.00 horas. 30 euros

El legado musical de Thelonius Sphere Monk es inmenso. Tanto en cuanto a la música en sí como, en concreto, en el piano jazzístico. La propuesta del festival, al cumplirse un siglo del nacimiento del maestro, es un homenaje a su figura con cuatro músicos que -en cada caso- merecen un tratamiento de referentes. Eric Reed ha estado al frente de su trío en más de una edición, en las sesiones de medianoche del NH. Lo mismo puede decirse de Cyrus Chestnut o de Benny Green. Por este motivo, el público ha podido saborear más de cerca que en sus visitas a Mendizorroza la solidez y el criterio de Reed, el jazz con raíces en el gospel de Chestnut o el vertiginoso torrente de música de Green, gran admirador de Oscar Peterson (con quien grabó el disco ‘Oscar & Benny’). Otro maestro, Kenny Barron, se suma a esta fiesta del piano de jazz, donde cada dúo será un intercambio de música con ‘m’ mayúscula. De Monk.

TS Monk Sextet con Nnenna Freelon La herencia de un gigante. Segunda parte.

Aviso: No se trata de que una formación que interprete la música del maestro se haya bautizado así, tal y como sucede con frecuencia en el ámbito de la música clásica. Es un sexteto donde el líder se llama Thelonius Sphere Monk, como su padre, y ejerce su labor jazzística desde la banqueta de su batería. Quienes acompañan a Monk Jr. son Helen Sung (piano), Willie Williams (saxo tenor), Patience Higgins (saxo alto), Josh Evans (trompeta) y Kenny Davis (bajo). Todos ellos son grandes músicos, liderados por el joven de las baquetas que acompañó hace décadas a su padre y que es también un reconocido educador en el jazz. Y Nnenna Freelon, voz espectacular, se suma al proyecto en una edición en la que algunas de las mejores cantantes actuales visitan Vitoria.

14 de julio Jean Luc Ponty, Biréli Lagrène & Kyle Eastwood Maestros entre las cuerdas. 21.00 horas. 40 euros.

Hay músicos que son casi, casi ubicuos. Como Jean Luc Ponty, que lo mismo aparece en el legendario álbum ‘Hot Rats’ de Frank Zappa que se suma a la Mahavishnu de John McLaughlin o que comparte ‘Ritos de cuerdas’ con Al Di Meola y Stanley Clarke. Su violín es protagonista privilegiado de la historia del jazz fusión y el rock progresivo. Otro asombroso músico es Biréli Lagrène, un guitarrista capaz de tocar el mejor jazz ‘manouche’ acústico o de rozar el cielo de la electricidad junto a Jaco Pastorius, sin olvidar su faceta de jazzman con la elegancia de un Joe Pass o un Wes Mongomery. Si se les une un contrabajista como Kyle Eastwood, que lo mismo aborda con éxito una banda sonora que hace un jazz riguroso y que en su primer disco contó con el apoyo de la gran Joni Mitchell, la magia está sembrada.

Patti Austin ‘For Ella’ Recuerdo con voz propia. Segunda parte.

Hace ya quince años que la inmensa cantante Patti Austin plasmó su amor por la música de Ella Fitzgerald. Ahora, cuando se cumplen cien años del nacimiento de la gran diva, la neoyorkina recupera ese repertorio que fue nominado para un Grammy en su día. Y en este sentido homenaje a la que se conoce como primera dama de la canción, la voz cantante es la de una artista que subió por primera vez a un escenario a los tres años, en el famoso Teatro Apollo de Nueva York, con su madrina Dinah Washington. Ha trabajado con el productor Quincy Jones, compartido escenario con Sammy Davis Jr. o Ray Bolger o girado con Harry Belafonte. También ha cantado antes en Vitoria y quienes la han escuchado no se la van a perder.

15 de julio Woman to Woman Arte en femenino. 21.00 horas. 40 euros.

Lo habitual es que la última jornada del festival sea uno de los días con más público en las gradas del pabellón vitoriano. Y este año será una velada que abrirá un septeto excepcional. Pero no porque sea una banda integrada sólo por mujeres, que tampoco es frecuente, sino porque se trata de ‘jazzwomen’ de calidad contrastada. Varias de ellas son conocidas ya por el público del festival, como la pianista y directora musical Renee Rosnes, la cantante Cécile McLorin Salvant, la clarinetista israelí Anat Cohen o la saxofonista Melissa Aldana, de Chile. Su repertorio es diverso y lo van a desarrollar en distintas combinaciones de artistas, como la trompeta de Ingrid Jensen, la contrabajista Noriko Ueda o la batería Allison Miller, que completan este grupo de estrellas.

Rubén Blades con Roberto Delgado & OrquestaAdiós en movimiento. Segunda parte.

Dice que se va de los escenariospara dedicarse a la política allá en su Panamá natal. El exministro de Cultura, cantante, compositor, músico, actor y abogado y político predica con el ejemplo y llega al frente de una formación de músicos de su país, con quienes ha dado a luz a dos retoños discográficos, donde plasma el sonido clásico de las big bands latinas. Cargado de salsa y arreglos de categoría, el ‘showman’ iniciará sobre las tablas de la capital alavesa una gira con la que -asegura- se aparta de los directos. Seguro que combinará los nuevos temas con esos clásicos que sonarán con especial empaque a través de la orquesta de Delgado. Sí, y también habrá quienes se pongan a bailar al son de Pedro Navaja.

Fotos

Vídeos