Travesías por la Ría a todo ritmo

Vistas al muelle de Marzana. Los pasajeros disfrutaron de la música y de la travesía./Manu Cecilio
Vistas al muelle de Marzana. Los pasajeros disfrutaron de la música y de la travesía. / Manu Cecilio

Decenas de fans disfrutaron en un barco de miniconciertos a cargo de Rrucculla, King Cayman y Kaixo

RAMÓN ALBERTUS

«No voy a marearme; estoy acostumbrado al mar», decía el rapero Kaixo antes de subir al barco ‘JäggerMusic’ y cantar en la cubierta. No se mareó. Tampoco se fatigaron la DJ baracaldesa Rucculla ni el roquero King Cayman. Estos tres artistas fueron los protagonistas del cierre del ciclo de actividades gratuitas Bereziak del BBK Live. El festival no solo se ha propuesto llenar el monte de música, sino que también hizo sonar los ritmos más atrevidos por la Ría. Desde el muelle de Pío Baroja hasta el Guggenheim y también en sentido contrario, hasta el puente de San Antón. A un lado y otro la gente saludaba. Los paseos en el barco fueron tres, desde las doce de la mañana hasta las tres de la tarde. Disfrutaron de cada uno 70 personas entre festivaleros y no festivaleros, entre fans del punk, de la electrónica y del rap.

Rrucculla -que ya actuó en Kobetamendi el jueves en el escenario Bilbao- fue quien empezó a animar al público, y eso que bailar en la cubierta no era fácil. El encaje de una gran variedad de estilos en su sesión (del pop al jazz, de la electrónica al soul) hizo que se desataran los aplausos.

Le siguió King Cayman, un joven que no necesita acompañantes. Es lo que se conoce como una banda de un solo hombre. Toca la guitarra con las manos y con los pies hace sonar el bombo y el plato de la batería a ritmo de rock setentero y desenfado.

En la misma línea, pero con un estilo musical muy diferente, está Kaixo. El rapero gallego fue el encargado de despedir a los viajeros del paseo musical de una hora. Entre su repertorio, destacó ‘Fuck Kurt Cobain’, una crítica a cómo la industria ha explotado la figura del estadounidense. «Si pudiera, iría remando hasta el BBK Live», bromeaba. Nadie se mareó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos