Y el trap sonó en el BBK Live

Actuación de "The Parrots" en el BBK live.
Actuación de "The Parrots" en el BBK live. / IGNACIO PÉREZ

Dellafuente & Maka dan uno de los conciertos más díscolos de la historia del festival, en una tarde vacía de público, pero llena de baile indie y rock ‘n’ roll

Eider Burgos
EIDER BURGOS

Será por el mal tiempo, será porque tres días de festival ya pesan, pero hoy Kobetamendi se presentaba vacío a primeras horas de la tarde. Y eso que la programación para la última jornada se mostraba, cuanto menos, interesante: ya no sólo por el paquete de cabezas de cartel que se sucederán a partir de las 20.20 con Brian Wilson, Two Door Cinema Club, Primal Scream y Die Antwoord, sino porque los entrantes de la tarde no podía ser más completa: indie, rock ‘n’ roll, punk… y trap con reggaeton. Lo nunca visto en Kobetas.

En un recinto casi vacío, había que acercarse al escenario Heineken para encontrar a los primeros festivaleros, donde Los Bengala “del Reino de Aragón” daban rienda suelta a su rock ‘n’ roll con solo una batería y una guitarra que sonaba por una banda al completo. Se notaba el bajón en el número de asistentes con comparación con el día anterior, pero los pocos que estaban disfrutaban meneando las caderas y cabeceando al ritmo de las letras descaradas del dúo, como la de su canción de ‘amor’ ‘Jodidamente loco’: “Sois los únicos de la península que nos dicen que sí a una canción de amor. Luego dicen que sois duros”, bromeaba a la batería, Borja Téllez.

De los tigres a los ‘jingles’ de Saint Motel, que con sus canciones pegadizas han puesto a todos a bailar. Poco importaba la escasez de asistentes: a su alegre líder, A/J Jackson, vestido de traje a cuadros y grandes gafas de sol, parecía pasarlo mejor caminando entre el público chocando palmas que en el escenario. Los de Los Ángeles han cerrado un movido concierto con su primer gran ‘hit’, ‘Just My Type’, otro de sus soniquetes de anuncio hechos para la pista de baile (indie).

Y entonces, llegó el trap. Mientras The Parrots animaban la carpa Starman a ritmo de punk (también a medio gas pero con un público siempre entregado, con pogos, fans surfeando sobre la multitud y preservativos haciendo las veces de globos) y The Orwells hacían lo propio al mismo tiempo en el Heineken, Dellafuente & Maka concedían hoy uno de los conciertos más díscolos de todo el festival: no sólo de este año, sino de todas las ediciones. Hip-hop con reggaetón y arranques flamencos. Una propuesta que a primera vista no encaja con el perfil del festival (incluso hoy, tras haber cambiado tanto en los últimos años), pero que ha contado con un importante número de seguidores de estilismos muy diferentes. Gorra, gafas de sol y cadenas al cuello era el look de este dúo en el escenario Matusalem, que a la entrada del recinto ha recibido desde las 19.30 horas al público con un aire latino nunca antes visto en el evento.

Hablando de contrastes, esta será la actuación previa a uno de los cabezas de cartel de la noche: Brian Wilson, líder de The Beach Boys que ya cuenta 75 años, y que llega a Bilbao rememorando el mítico ‘Pet Sounds’, un disco adelantado a su tiempo e incomprendido en su lanzamiento que el paso de los años ha erigido como un referente. El primero de una serie de artistas destacados como serán Two Door Cinema Club, Primal Scream y Die Antwoord, dando la nota rave a las primeras horas de la madrugada.

Fotos

Vídeos