Carla Morrison: «La independencia es un estilo de vida»

«Son los sentimientos los que me llevan a hacer canciones». / EFE.

La mexicana, ganadora de dos Grammy, hace música "sin prejuicios" y a Kobetamendi trae "las canciones más movidas, crecidas y felices"

JOSU OLARTE

«Aposté por el español para conectar con mi interior y regresé a México para jalar la libertad creativa que disfruto ahora». Nacida en un entono costero y fronterizo, Carla Morrison (Tecate, Baja California 86) evoca los inicios de la cerrera que forjó en 2009 tras cambiar una huida a Phoenix por un regreso a México. Tres años después alcanzó el éxito con "Déjenme llorar", un melancólico y acústico combinado de pop folk campestre y aromas tradicionales con el que ganó su dos Grammy latinos y al que dio réplica tres años después con el más posmoderno, ambiental y sintético "Amor prohibido", que acaba de desnudar en una secuela acústica. De su nicho creativo y de su directo habla desde México DF mientras hace las maletas para volar hasta Bilbao, donde hoy se presenta a las 21.00 horas en el BBK Live (escenario Ron Matusalem).

Ya tocaste en Bilbao hace algo más de tres años.

– Sí, en otro festival más urbano (el BIME). Recuerdo lo hermosa que me pareció la ciudad desde la camioneta, como un gran museo. Por eso me alegré mucho cuando nos propusieron volver.

¿Sueles aprovechar tus citas festivaleras para sumarte al público?

– He ido cambiando. Al principio me concentraba más en tocar, pero ahora suelo ver otros conciertos si la logística de las entrevistas y los vuelos me da "chance". Espero aprovechar en Bilbao porque sé que el cartel del día que actúo está muy chido.

¿Cómo será tu concierto?

– Aunque vengo de presentar mi último acústico ("Amor supremo desnudo") en el circuito indie mexicano, aquí estaré con mi banda al completo. Cuando actúo en festivales trato de elegir las canciones más movidas, crecidas y felices para que la gente la pase bien y conozca mi otra parte.

Porque se te asocia más al pop folk melancólico y sentimental.

– Lo que hago no tiene que ver con un estilo concreto, sino con sentimientos que llegan a la gente y con la interpretación. Una canción de amor tranquila o reflexiva también puede ser muy intensa.

Se te cataloga como cantautora indie, pero has colaborado con artistas españoles tan populares como Dani Martín y Bunbury, y has ganado dos Grammy.

– La independencia es un estilo de vida, no un género. Yo hago música sin prejuicios... Son los sentimientos los que me llevan a hacer canciones de pop, rock, ranchera o country. Y creo que ello hace que me busquen artistas tan distintos como Dani Martín, Bunbury y Ángeles Azules. Los Grammy tampoco definen mi carrera, pero es bonito recibirlos porque suponen un reconocimiento a la composición, que es lo que más me gusta.

También has hecho cosas con Julieta Venegas y Natalia Lafourcade. ¿Te sientes cercana a otras cantautoras modernas como Ximena Xariñana y las chilenas Javiera Mena y Camila Moreno?

– Definitivamente, me siento conectada a ellas. Es emocionante formar parte de la onda de cantautoras que durante años han estado desplazadas por los Ricky Martin y Enrique Iglesias. Habla de lo necesario que es para las mujeres expresarse con una sensibilidad distinta a la que hace años mostraban en México Rocío Durcal y Ana Gabriel.

Creciste entre México y Estados Unidos ¿Qué influencias reconoces?

– Como he vivido en la frontera, de todo. a Tecate nos llegaba el reggae de la costa, tambien la música tradicional mexicana y toda la música anglo de Estados Unidos. En mi familia nunca tuvimos pudores. Éramos más de escuchar una buena rola (canción) que de un estilo concreto.

Fotos

Vídeos