El Correo

Rivera: «Las expectativas en Euskadi eran humildes y no las hemos conseguido»

vídeo

Rivera ha comparecido tras la reunión de la Ejecutiva nacional. / EFE

  • El líder de Ciudadanos anuncia que analizarán las causas que han llevado al partido a quedarse sin representación parlamentaria

El presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, ha admitido que aunque las expectativas electorales de su partido en las elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco eran «humildes» -entrar en los dos parlamentos al menos con un diputado- «no las hemos alcanzado». Así lo ha reconocido en la sede del partido naranja tras la reunión de su Ejecutiva nacional, donde se han analizado los resultados electorales que les han dejado sin representación en ambas comunidades

  • Ciudadanos, a 500 votos de entrar en el Parlamento

Tras «un ciclo de año y medio de éxitos electorales y una expansión nacional «muy rápida», «queríamos culminarlo con la entrada en los parlamentos de País Vasco y Galicia, pero no ha podido ser». «No es un buen resultado. Hemos perdido una oportunidad», ha lamentado.

Para analizar las causas del fracaso, la Ejecutiva ha encargado un informe técnico al comité de campaña, en el que se analizarán los datos territorio por territorio y se valorará lo que ha ocurrido antes y durante las campañas.

vídeo

Nicolás de Miguel, tras conocer los resultados / EFE

«Territorios complicados»

En cualquier caso, Rivera considerado tanto a Galicia como a Euskadi como «territorios complicados» para Ciudadanos, que concurría a los comicios autonómicos por primera vez y «sin coaliciones ni suma de marcas». Tras recordar que el porcentaje de voto conseguido por C's en las elecciones generales fue bastante mayor que el del domingo, ha reseñado que «el debate autonómico y territorial es distinto». «Es uno de los temas que queremos analizar».

Por último, Rivera ha asegurado que tanto la Ejecutiva nacional como él mismo asumen parte de la culpa por los resultados, porque «siempre» son «responsables de lo que pasa en el partido», aunque la responsabilidad sea «compartida» con los candidatos y los comités electorales vasco y gallego.