El Correo

Urkullu dice que le gustaría «un Estado vasco independiente de siete territorios»

Urkullu, en un acto ayer en Basauri.
Urkullu, en un acto ayer en Basauri. / Ignacio Pérez
  • El lehendakari afirma que pactar con EH Bildu es una opción, pero recuerda que su modelo socioconómico es «contrapuesto» al del PNV y subraya que un referéndum unilateral «no es una opción viable»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que le gustaría «un Estado vasco independiente de siete territorios», incluyendo a la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés, en una UE de soberanías compartidas. Además, ha indicado que pactar con EH Bildu es una opción, pero ha recordado que su modelo socioconómico es «contrapuesto» al del PNV.

Urkullu ha señalado en una entrevista concedida a RNE que su pretensión es «seguir construyendo más autogobierno desde una interpretación de que los tres territorios de la Comunidad Autónoma Vasca» forman parte «de un pueblo vasco que tiene conciencia política y voluntad de ser una nación». «Pero que, en el contexto en el que vivimos internacional y mirando a Europa, sabemos cuál es la realidad que nos afecta a todos, sean Estados o no», ha matizado.

Tras señalar que 37 años después la aprobación del Estatuto, «sigue incumplido», ha manifestado que necesita una actualización. A su juicio, un referéndum unilateral «no es una opción o un camino viable». «Nosotros estamos planteando una consulta legal y pactada y, además, dentro de un planteamiento de profundización en el autogobierno», ha añadido.

El lehendakari ha reclamado que Euskadi «pueda tener una capacidad de relación mayor con otros territorios si así lo desean éstos, sea Navarra, sea el sur del Estado francés, desde una concepción de Eurorregión». «A partir de ahí, planteamos la conciliación de un principio democrático de consulta a la ciudadanía con un principio de legalidad desde el respeto al marco legal y que sea eso mediante una consulta legal y pactada», ha señalado.

«Una única nación»

Urkullu ha destacado que «existe un pueblo vasco conformado por siete territorios vascos que, en su mayoría, sus ciudadanos tienen conciencia de querer pertenecer a una única nación, que eso derivaría en una estructura jurídica de un Estado vasco». «Si eso es a lo que, como nacionalistas aspiramos, a mí me gustaría ser un Estado tan independiente como es el español, como es el francés o el italiano. Y me pregunto: ¿hay algún estado en la UE que realmente sea independiente totalmente?», ha añadido.

En todo caso, ha asegurado que a él le gustaría que los vascos «de los siete territorios» tuvieran «un grado de soberanía, tanto como cualquier otro Estado miembro de la Unión Europea». Ha indicado que quiere seguir «en un trabajo continuado de una adhesión voluntaria de los ciudadanos, habiendo interpretado que el autogobierno es para mayor bienestar, y eso se traduce en cohesión y construcción social». «Esa es mi prioridad en estos momentos», ha aseverado.

El candidato jeltzale ha asegurado que eso no supone una renuncia a la independencia. »Yo en absoluto renunciaré a lo que son los principios del PNV, que nació para crear un Estado vasco independiente en el año 1895. Lo que digo es que las sociedades evolucionan, las fórmulas jurídicas evolucionan», ha manifestado.

Acuerdos tras las comicios del 25-S

Sobre la posibilidad de acuerdos postelectorales, ha apuntado que está «todo abierto». «Pactar con Bildu es un opción dentro de lo que es el juego de relación con las formaciones políticas, pero también hace cuatro años nosotros tuvimos una disposición a hablar con EH Bildu de una estabilidad porque los números daban una mayoría absoluta en el Parlamento vasco y, sin embargo, EH Bildu dijo que su modelo socioeconómico es absolutamente irreconciliable con el del PNV», ha indicado.

Urkullu ha afirmado que también pactaría con Podemos y ha dicho que se presenta a la sociedad «con un supuesto ideario social que en nada tiene que envidiar el PNV». A su juicio, la formación morada «es una incógnita, es una incertidumbre». «Se pueden plantear de cara a la galería cosas muy bonitas, pero que no pisan tierra, suelo y realidad», ha añadido.

Preguntado por si cualquier pacto del PNV con el PP habría que analizarlo en clave estatal, ha respondido que no porque las elecciones «son propias y diferenciadas». En este sentido, ha dicho que con los populares «los números no dan para alcanzar una mayoría absoluta» y las políticas del PP «nada tienen que ver con la aspiración de una mayoría de la sociedad vasca» en autogobierno. Por ello, ha insistido en que «no habrá moneda de cambio de Lehendakaritza con Moncloa».

Urkullu cree que en Madrid esperan los resultados de sus propios partidos políticos en las elecciones del 25-S y despistan con la posibilidad de «un intercambio de cromos». En este sentido, ha recordado que socialistas y populares, en las anteriores autonómicas, fueron tercera y cuarta fuerza política, y ahora pueden ser la cuarta y la quinta.

«Y eso puede ser como consecuencia de buena parte de representación, buena pérdida de votos y de escaños, y eso quizá genere situaciones internas en ambos partidos. Todo eso está en juego, se quiere hacer un desvío de la atención con lo que pudiera ser la necesidad del PNV, pero las elecciones vascas son propias, no tienen nada que con las elecciones españolas», ha señalado.

El lehendakari no ha querido responder a la pregunta de si cree que lo que ocurra en Euskadi «le puede costar la cabeza a Pedro Sánchez al frente del PSOE». «No lo sé, a eso no quiero entrar», ha añadido, para precisar que es «evidente que son tiempos convulsos para los partidos políticos con capacidad de gobernar en el Estado español».