El Correo

Y Mariano probó las gildas

fotogalería

Mariano Rajoy invita a los informadores a probar una gilda este martes en San Sebastián. / LOBO ALTUNA

  • La visita electoral del presidente del Gobierno en funciones a San Sebastián ha provocado este martes tal revuelo que ha llegado a rivalizar con la llegada de la estrella de Hollywood Sigourney Weaver al Zinemaldia

Segunda parada de Mariano Rajoy en la campaña vasca. Destino: San Sebastián. El tiempo justo para aterrizar en Hondarribia, asistir a un acto electoral en Tecnalia -en lo alto de Miramón-, dar un paseo por el centro, reunirse con los simpatizantes y comer. Han sido unas pocas horas, pero suficientes para causar un revuelo considerable en una ciudad ya de por acelerada estos días por el Zinemaldia.

La agenda del presidente en funciones incluía una visita al ‘gilda truck’ del PP vasco. Y para allí que se ha ido. Pero el vehículo estaba estacionado en un lateral del hotel María Cristina, epicentro del Festival de Cine. Así que a las 13.30 horas el jaleo era de película en la zona. Por un lado, cientos de fans a la espera de... Sigourney Weaver, la famosa actriz estadounidense que hoy llegaba a Donostia. Y a 30 metros, los periodistas, escoltas y simpatizantes que aguardaban a Rajoy. Los ertzainas destinados a vigilar la zona no sabían en qué dirección mirar.

El primero en llegar ha sido Rajoy. Como ya hiciera en Bilbao, lo ha hecho caminando, acompañado por el candidato Alfonso Alonso y el PP vasco, saludando a la gente, haciéndose ‘selfies’ con adolescentes, firmando autógrafos a niños e inmerso en una burbuja de seguridad mucho más relajada que en ocasiones anteriores. Por el camino, ha tenido tiempo de entrar en una tienda regentada por una pareja de recién casados. Rajoy ha entrado, les ha saludado y se ha hecho fotos con los dos hombres, agradecidos por el detalle.

El presidente le ha ganado por la mano a la actriz y ha sido el primero en llegar. Así que durante unos minutos buena parte de los curiosos que esperaban en la puerta del hotel han girado sus cámaras para tratar de inmortalizar la escena. Muchos no sabían ni a quién fotografiaban pero el revuelo ha sido tal que intuían que era alguien importante. «Tú saca por si acaso», le ha ordenado una señora a su hijo adolescente.

«Está buenísima»

En el ‘gilda truck’, Rajoy ha probado por primera vez una gilda. «Se inventó aquí, eh, presidente», le ha informado Borja Sémper, encorbatado para la ocasión. «Había comido algo parecido alguna vez. Está buenísima», ha confesado el presidente en funciones. Y ante la insistencia de los fotógrafos (profesionales) ha repetido mientras convidaba, bandeja en mano, a los presentes. «Prueben, prueben».

«¿Qué hora es?», ha consultado un prudente Alfonso Alonso cuando desde el furgoneta les han ofrecido un txakoli. «Las dos menos diez», ha contestado alguien. «Entonces, sí, saca para todos». Y Rajoy ha acompañado la gilda con un ligero sorbo al vino de Getaria.

De ahí otro paseo hasta la sede electoral del partido, más saludos, fotos y estrechar manos. Después, comida «frugal y rápida», según el cicerone Sémper, en el Bar Antonio y vuelta al avión.

Y mientras tanto, Sigourney Weaver firmaba autógrafos a la puerta del María Cristina.