El Correo

Urkullu propone un nuevo plan para gestionar «la agenda pendiente» del fin de ETA

El candidato del PNV, Iñigo Urkullu.
El candidato del PNV, Iñigo Urkullu. / EL CORREO
  • El candidato del PNV, que ha defendido su proyecto de Convivencia y Derechos Humanos de la anterior legislatura, asegura que la conclusión de la violencia debe ser «ordenada y con memoria»

Iñigo Urkullu ha anunciado hoy que si es reelegido lehendakari impulsará un nuevo Plan de Convivencia y Derechos Humanos, que plantea gestionar «la agenda pendiente» del fin de ETA con el objetivo de que su final sea «ordenado y con memoria». El «alma» de este plan, según su iniciativa, es «promover una convivencia integrada e integradora», porque «la violencia es el pasado y la convivencia es el futuro», ha destacado el candidato del PNV en un acto electoral en la localidad guipuzcoana de Tolosa.

Urkullu ha señalado que su partido trabajará desde el Gobierno Vasco en un proyecto que «mira al siglo XXI», que «incorpora la convivencia entre diferentes, la injusticia de los refugiados, la gestión positiva de la diversidad cultural y religiosa, la problemática de los delitos de odio, el terrorismo yihadista, la educación y la solidaridad o la participación socia».

En este acto, que ha tenido lugar en el Archivo Histórico de Tolosa, Urkullu ha señalado que «el fin de ETA es una realidad» y, aunque «el camino no ha sido fáci», se han dado «pasos hacia el reconocimiento y reparación de todas las víctimas», también «hacia la construcción de una memoria critica con lo acontecido en el pasado».

«Crítica y autocrítica»

Tras esto, el PNV quiere abrir ahora «un camino hacia el encuentro entre diferentes», pero para ello ha advertido de la necesidad de hacer «memoria crítica del pasado, trenzando consensos plurales». «No hay futuro de convivencia y encuentro social si no se demuestra la capacidad de mirar a los ojos al pasado, hacer la crítica y autocrítica necesarias», ha apuntado.

Con el nuevo plan, Urkullu se propone «dar continuidad» a lo realizado en este ámbito durante la pasada legislatura, en la que se puso en marcha el Instituto Gogora y se impulsaron, ha subrayado, «políticas de convivencia y educación para la paz de la mano de las Universidades, del Consejo de la Juventud, de EiTB, de la Ertzaintza, del movimiento asociativo y de Donostia 2016».

Ha recalcado que, además, en sus años como lehendakari «se han denunciado todas las vulneraciones de derechos humanos y se ha reconocido a todas las víctimas», incluidas las de abusos policiales, para las que el Parlamento Vasco ha aprobado una ley en el tramo final de la legislatura.