El Correo

Errejón asegura que el derecho a decidir «no es una línea roja» para Podemos

El portavoz parlamentario de En Comú Podem, Xavi Doménech, junto a la secretaria general del partido en Euskadi, Nagua Alba, y el secretario de política del partido morado Iñigo Errejón. /
El portavoz parlamentario de En Comú Podem, Xavi Doménech, junto a la secretaria general del partido en Euskadi, Nagua Alba, y el secretario de política del partido morado Iñigo Errejón. / / EFE
  • El secretario de política del partido morado, que se encuentra en Bilbao para participar en un acto electoral de su formación, sostiene que está dispuesto a discutir con el PSOE otras propuestas alternativas a un referéndum independentista

El secretario de Política de Podemos, Iñigo Errejón, ha afirmado que su defensa del derecho a decidir de las diferentes naciones del Estado «no es una línea roja» y está dispuesto a discutir con el PSOE otra propuesta. «Esa es la propuesta que creemos mejor, si alguien se sienta con nosotros y nos pone otra encima de la mesa, estaremos encantados de discutirla», ha indicado.

En declaraciones previas a una acto electoral de Elkarrekin Podemos en Bilbao, Errejón ha lamentado que hasta al fecha «nadie ha puesto nada encima de la mesa» sobre el derecho a decidir. «De una lado las salidas unilaterales, del otro la cerrazón y la amenaza de los tribunales, y esto entendemos que solo agrava los problemas», ha indicado.

Preguntado por si estarían dispuestos a relegar su demanda del derecho a decidir en las comunidades de Euskadi, Cataluña o Galicia, «con tal de llegar a un pacto con el PSOE», el dirigente de Podemos ha manifestado que están «dispuestos a discutirlo», pero ha advertido de que no han oido ninguna propuesta alternativa. «Hace no llega una semana vimos a cientos de miles de ciudadanos catalanes reclamando una solución democrática y algún encaje negociado en el Estado español en clave de democracia. No escuchamos ninguna respuesta. Nos parece a nosotros que algún presidente del Gobierno mínimamente responsable a lo mejor habría levantado el teléfono y habría propuesto otra salida», ha afirmado.

El dirigente del partido morado ha afirmado entender a quienes dicen que las salidas unilaterales «no tienen sentido», pero ha precisado que «para que estas salidas no tengan sentido o tengan alternativa, hay que ofrecer alguna pista de aterrizaje en clave de bilateralidad y aquí nadie está ofreciendo nada». «Creemos honestamente que somos la única fuerza política que en el ámbito estatal que está proponiendo una solución en clave de plurinacionalidad, de acuerdo y de respeto al derecho a decidir de las diferentes naciones del Estado español», ha manifestado.

Imputaciones

Por otra parte, Errejón se ha referido a la «avalancha de casos» en los últimos días que «explicaban por qué es urgente que ninguna fuerza política que pretenda tener las manos mínimamente limpias le dé apoyo ni por activa ni por pasiva al PP». «Con respecto a la última imputación de la senadora Rita Barberá y todo el fenómeno vergonzante de si se subía o se bajaba del tren, tenemos que comunicar que ya en las Cortes del País valenciano hemos iniciado una propuesta legislativa que vamos a llevar al resto de parlamentos autonómicos para que los senadores por designación autonómica puedan ser revocables y, por tanto, no estén sometidos a un régimen de impunidad», ha anunciado.

Al mismo tiempo, ha hecho un llamamiento al conjunto de fuerzas políticas del Estado español para que no pasen la «vergüenza de tener que apoyar por activa a por pasiva a un PP por el cual todos aquellos que ponen la mano en el fuego acaban quemados». «Eso nos parece que indica que, sea sencillo o sea difícil, hay que intentar dar pasos para lograr una mayoría alternativa que saque al PP de las instituciones», ha añadido.

Respecto a las peticiones de penas para los expresidentes de la Junta de Andalucía José Antonio Griñan y Manuel Chaves, Errejón ha señalado que esto «ratifica que la corrupción no tiene que ver con nombres propios, ni tiene que ver con siglas. Tiene que ver con una forma de gobierno por la cual los privilegiados han secuestrado las instituciones democráticas, porque se han puesto al servicio de señores muy poderosos». A su juicio, la «única alternativa, la única vacuna contra esto, es la posibilidad de construir mayorías alternativas, populares, de cambio, que devuelvan las instituciones a sus legítimos dueños: la ciudadanía».