El Correo

El TAV entra en campaña con duros reproches entre el PNV y el PP

Urkullu, en un acto electoral celebrado en Deusto.
Urkullu, en un acto electoral celebrado en Deusto. / EL CORREO
  • La vicepresidenta del Gobierno en funciones acusa a Urkullu de preocuparse solo «por las adjudicaciones de las obras» mientras que el candidato del PNV afirma que el Gobierno central «ha generado falsas expectativas»

Las obras del Tren de Alta Velocidad han subido esta mañana el pulso de la campaña electoral vasca con un duro intercambio de reproches entre el PNV y el PP, en las que los gobernantes en funciones de Madrid y Vitoria convirtieron estos trabajos en un caballo de batalla. El fuego lo abrió el lehendakari Iñigo Urkullu, que a lo largo de la mañana acusó al Ejecutivo de Madrid de «generar falsas expectativas» con respecto a este medio de transporte. La respuesta de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría ha sido contundente: «A Urkullu lo que le preocupa es a quién se adjudican las obras», en una opaca referencia sobre las contratas.

Ambos dirigentes se intercambiaron reproches sobre qué Gobierno ha sido más activo a la hora de acelerar -o retrasar- las obras; cómo se llevarán a cabo la entrada en las ciudades o quién pagará estos proyectos. Ha sido Urkullu quien ha acusado al Gobierno central de despreocuparse de la alta velocidad vasca. «Euskadi ha sido casi la última comunidad en que se ha apostado por construir una línea del TAV y lo ha hecho gracias a la presión del PNV». En declaraciones a la emisora pública vasca, culpó al Ministerio de Fomento de haber anunciado que la vía entraría en funcionamiento «primero en 2016 y después en 2019» pero en la actualidad, se ha lamentado, «seguimos discutiendo el nudo de Bergara».

La polémica de las «obras faraónicas»

El lehendakari en funciones se ha referido entonces a una de las polémicas de precampaña: la entrada del TAV en Bilbao. El ministro de Fomento, Rafael Catalá, anunció el 1 de septiembre que «no se financiarían obras faraónicas», en referencia al soterramiento del tren en su entrada a la capital vizcaína. El PNV, por boca del alcalde Juan Mari Aburto, rechazó esta cuestión y afirmó que el PP «deberá dar explicaciones a los bilbaínos» si el tren no entra bajo tierra. Urkullu ha vuelto a activar esa polémica y ha afirmado que si Madrid no financia este proyecto se planteará una encomienda de gestión. «Que lo descuenten del Cupo y nos encargamos nosotros», ha resumido.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, en Radio Popular, ha lanzado la andanada en la que ha reprochado ha Urkullu que sólo le preocupen las adjudicaciones. «Y las obras se deben otorgar a quien haga la mejor oferta, de acuerdo con la Ley», ha indicado. Sáenz de Santamaría ha puesto en valor el trabajo del Gobierno del PP. «Cuando llegamos al Gobierno, la ejecución había sido mínima. Ahora, con todas las dificultades que tiene la obra, se va avanzando y se va a seguir avanzando».

Sobre el debate de cómodebe entrar el tren en Bilbao, Sáez de Santamaría ha apelado a la sensatez. «Se debe escuchar a los técnicos y ver las mejores soluciones», pero no se ha cerrado a discutir esta cuestión. «Yo creo que ahí también podemos avanzar juntos», ha señalado.