El Correo

Los partidos vascos arrancan la campaña 'condenados' a alcanzar acuerdos

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Iñigo Urkullu, Miren Larrion, Idoia Mendia, Alfonso Alonso, Pili Zalaba y Nicolas de Miguel.
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Iñigo Urkullu, Miren Larrion, Idoia Mendia, Alfonso Alonso, Pili Zalaba y Nicolas de Miguel.
  • Las fuerzas políticas intentan movilizar a sus bases ante unas elecciones que se celebran bajo la sombra del bloqueo institucional en Madrid

Los partidos vascos se enzarzan en la lucha por el voto de cara a las elecciones autonómicas del 25 de septiembre. La campaña ha arrancado esta medianoche bajo la certeza de que el nuevo Parlamento de Vitoria será más fragmentado que el actual por la irrupción en él de Podemos -y, en su caso, de Ciudadanos- y de que serán necesarios acuerdos a dos o tres bandas para configurar el próximo Gobierno.

Los principales candidatos han lanzado sus primeros mensajes apenas unas horas después de conocer una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El sondeo prevé una holgada victoria del PNV -27 o 28 escaños, los mismos o uno más de los actuales- y una pelea encarnizada por el segundo puesto entre EH Bildu (16) y Elkarrekin Podemos (15-16). El PSE registraría el peor resultado de su historia, con ocho parlamentarios, los mismos que el PP, mientras Ciudadanos se quedaría sin representación.

Ese mapa político, o uno similar como el que dibujan otros sondeos, refrendaría el sólido liderazgo en Euskadi, aunque un eventual pacto con el PSE -su socio preferente- sería insuficiente para garantizarse una mayoría absoluta en el Parlamento. En todo caso, la suma de ambas fuerzas superaría en escaños a una hipotética alianza entre la izquierda abertzale y Podemos, lo que allanaría el camino a Iñigo Urkullu para continuar en la Lehendakaritza.

El PNV defiende un «Gobierno sólido y fuerte»

Iñigo Urkullu ha abierto su campaña con un acto político en Vitoria -encabeza la lista del PNV por Álava- en el que ha subrayado que Euskadi «necesita un Gobierno sólido, fuerte y responsable» caracterizado por el diálogo y el acuerdo para no «reproducir el desaguisado» de España porque en el País Vasco «no hay espacio para el bloqueo y la inestabilidad».

Las elecciones del día 25 deben servir, a su juicio, para «impedir que el bloqueo político y la inestabilidad de España lleguen a Euskadi». «Este país lo construimos juntos. En Euskadi no queremos reproducir el desaguisado del Estado español», ha proclamado.

Urkullu ha reivindicado la «experiencia» de gobierno del PNV, que además tiene un «proyecto de país» que pasa por «transformar y modernizar Euskadi» y por impulsar la generación de puestos de trabajo.

El candidato del PNV ha abogado por «seguir mejorando» la calidad de Osakidetza y del sistema vasco de educación, por conceder a «quien lo necesite» la Renta de Garantía de Ingresos, por impulsar la industria 4.0, la innovación y la internacionalización de la economía, y por «ganar más autogobierno y bienestar».

EH Bildu se presenta como «única alternativa»

Un acuerdo a las primeras de cambio. EH Bildu abrió anoche la campaña electoral ofreciendo un pacto «de país» a PNV y Podemos «sea cual sea el resultado» de las urnas el 25-S, informa Octavio Igea. «Habrá momentos para hablar durante los próximos años porque tenemos que mover las cosas», coincidieron en proponer Arnaldo Otegi y la número uno alavesa, Miren Larrion, los encargados de lanzar los mensajes de mayor calado en el estreno.

Tal y como se había anunciado, los portavoces de la coalición soberanista no desvelaron el nombre de la sustituta de Otegi como candidata a lehendakari, pero los gestos mostraron el camino que se va a seguir tras la inhabilitación del dirigente abertzale, que reiteró su intención de ser «la voz y la imagen» del proyecto. «Pueden impedir que se presente, pero no lo que representa», advirtió Larrion.

.

El PSE pide «luchar contra las desigualdades»

El PSE, por su parte, ha arrancado la campaña electoral con la meta de luchar contra «el frente nacionalista que dice que será mayoría en el Parlamento», informa Silvia Cantera. «Para eso necesitamos un PSE fuerte. Hace falta un Gobierno serio que se preocupe por los problemas sociales y no de obsesiones soberanistas», ha asegurado Idoia Mendia. La candidata a lehendakari ha dado el pistoletazo de salida al período de pegada de carteles cruzando en barco la ría de Bilbao.

Mendia ha definido a Urkullu como un dirigente «rentista del PSE, porque ha vivido de lo que le han dejado los socialistas y lo que le han reclamado desde la oposición». La candidata a lehendakari, que ha estado acompañada por las otras dos cabeza de lista, Susana Corcuera y Natalia Rojo, y por compañeros de partido como Patxi López y José Antonio Pastor, ha indicado que es el momento de trabajar «juntos». Así es como se forjó la industria en Euskadi y como cree que se acabará con aspectos como «la vergonzosa brecha salarial entre hombres y mujeres o la violencia de género. Una Euskadi decente no puede ser machista».

Uno de los principales puntos de su programa electoral es la reactivación del empleo, para lo que hace falta «la implicación de distintas fuerzas, empresas y sindicatos». «Queremos garantizar la igualdad para que trabajen los mejores, y no solo los que saben euskera», ha remarcado Mendia. La candidata a lehendakari ha pedido a los votantes que, nacionalistas o no, el 25-S piensen en «lo que de verdad importa».

Podemos y la «Euskadi de las políticas sociales»

Elkarrekin Podemos, informa Alba Cárcamo, se ha comprometido en el inicio de campaña a convertir la «esperanza» del cambio en una «realidad», a «recuperar» la Euskadi de las políticas sociales «pioneras». La candidata a la lehendakari, Pili Zabala, ha asegurado en el arranque de campaña, celebrado en la plaza Burullería de Vitoria que «construirán» una sociedad en la que los «carnés de partido» no sean necesarios para «conseguir un trabajo» o para «tener una vida digna».

Zabala, que ha estado acompañada por la secretaria general de Podemos, Nagua Alba, y por los tres cabeza de lista por Álava (Cristina Macazaga, del partido morado; Joserra Becerra, de Equo; e Iñigo Martínez, de Ezker Anitza), ha insistido en la necesidad de «tejer» otro Parlamento vasco y un nuevo Ejecutivo autónomo para que «sean de la gente». En ese sentido, ha abogadopor «escuchar a la gente» para saber «qué le duele y qué le preocupa».

Ha insistido además en que estarán «a la altura» del momento para «proponer soluciones» cuando se convierta después del día 25 «en la primer mujer lehendekari». Abordará en las instituciones «con decisión» los «dolores» de la sociedad vasca, como «el empleo y la desigualdad», ya que, ha subrayado, son «la alternativa» y aspiran a «construir un tiempo nuevo» alejado de «las políticas de legislaturas anteriores».

El PP aboga por «el voto útil»

El Partido Popular, asimismo, ha iniciado el jueves su campaña electoral en un acto celebrado en el Kursaal de San Sebastián, informa Koldo Domínguez. Arropado por algo más de un centenar de simpatizantes y cargos del partido, el candidato Alfonso Alonso ha pedido el voto útil para el PP, el único partido que representa a todos los que se sienten vascos y españoles. «Nosotros vamos a dar voz a los 40.000 vascos que según las encuestas van a votar a Ciudadanos y que se van a quedar sin representación, porque sabemos que se sienten como nosotros. También a los que no entienden que el PSE haya abandonado la defensa de unos valores que una vez compartimos», ha asegurado el candidato popular.

Alonso también ha aprovechado su discurso para hacer alusión a la situación de «bloqueo» en la que se encuentra España. «Además vamos a dar representación a los 150.000 vascos que el pasado mes de junio confiaron en el PP, personas que no entienden ni aceptan que, si ganaron las elecciones, hoy no haya un gobierno en España. Yo les digo que tienen que volver a votar, a confiar en nosotros para decir a Pedro Sánchez y al PNV que con el PP no se juega. Que nuestros votos valen», añadió.

Según Alonso, a quien las encuestas otorgan 8 parlamentarios, todos los votos que reciba «se transformarán en una fuerza que condicione la política del PNV». «Podemos ser importantes los próximos cuatro años. Muchos vascos quieren un equilibro, no quieren que todo quede en manos del PNV, quieren que la sociedad tenga protagonismo y pueda opinar, porque cuando la sociedad no opina todo se lo deciden desde un batzoki», ha asegurado.

Ciudadanos, «concordia y centralidad»

Solo Ciudadanos, al que estas encuestas dejan fuera del Parlamento vasco, ha contado con invitado de fuera, con su presidente, Albert Rivera, quien ha acudido a Vitoria asegurar que su partido sí estará en la Cámara «para hacer frente a quienes plantean referendos separatistas». En un breve mitin de apertura de campaña electoral, junto al candidato a lehendakari de la formación naranja, Nicolás de Miguel, Rivera ha asegurado que su formación «se va a tomar muy en serio las elecciones autonómicas».

Rivera ha afirmado que el lehendakari y candidato del PNV a la reelección, Iñigo Urkullu, «no puede traer» a Euskadi «concordia ni centralidad ni moderación» porque defiende «un referéndum separatista, de secesión». Además, ha asegurado que «no hay proyecto de España sin el País Vasco, ni proyecto viable para el País Vasco si no es con el resto de España».