El Gobierno garantiza que «impedirá» una investidura telemática de Puigdemont

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo./Efe
El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo. / Efe

El Ejecutivo ve en la rectificación de los líderes secesionistas los efectos «lentos, pero inexorables» de la aplicación del artículo 155 de la Constitución

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

En la Moncloa dan por sentado que Carles Puigdemont no será investido a distancia. Fuentes gubernamentales han dejado claro esta mañana que el Ejecutivo “impedirá” que el próximo presidente de la Generalitat pida la confianza de la Cámara de manera telemática y desde Bruselas. El informe de los juristas del Estado apunta que el candidato debe estar presente en la Cámara para defender su proyecto. Y, teniendo en cuenta este argumento, el ministro Portavoz ha reiterado que se recurrirá “cualquier añagaza sin vacilación e inmediatamente”. “El Gobierno que aplicó firmemente el 155 no dudará en seguir aplicando la ley”, ha advertido Íñigo Méndez de Vigo.

En el Ejecutivo aseguran que la opción de gobernar Cataluña desde Bélgica no se entendería en ningún país de la UE. Pero, además, el portavoz recuerda que no cabe ni tan siquiera la opción de una investidura a 1.500 kilómetros de distancia. “Es una falacia, una pretensión irrealizable y que va en contra de los textos jurídicos y del sentido común, y creo que ha llegado la hora de que los responsables políticos en Cataluña se preocupen de los problemas de los catalanes y no de los personales del señor Puigdemont”, ha censurado Méndez de Vigo en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Más información

La intervención de la autonomía continuará, en todo caso, vigente hasta la formación del próximo Gobierno de la Generalitat, que en la Moncloa recuerdan que deberá constituirse de manera legal. Pero el acuerdo aprobado en el Senado no incluía que el Ejecutivo de Mariano Rajoy pudiera controlar el Parlamento por la vía del 155. En todo caso, Méndez de Vigo sostiene que la activación de este artículo de la Carta Magna da poco a poco sus frutos.

Se entienden como síntomas de que algo se mueve la renuncia de Artur Mas a seguir presidiendo el PdeCAT, la marcha de Carles Mundó, el paso atrás de Carme Forcadell para que el Parlamento esté presidido por alguien “libre de procesos judiciales” o el rechazo del expresidente de la ANC, Jordi Sánchez, a la vía unilateral. “La aplicación del 155 -ha defendido el ministro Portavoz- quizá lenta, pero inexorablemente, está produciendo sus efectos”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos