La venta de viviendas aumenta menos en Euskadi pero se encarecen más

La venta de viviendas aumenta menos en Euskadi pero se encarecen más
IGOR AIZPURU

En 2017 el número de operaciones en el País Vasco se incrementó un 11,5% y su coste subió el 5,2%, el cuarto de todas las comunidades

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

El mercado de la vivienda en el País Vasco -y en España en general- continúa su recuperación tanto en el número de compraventas como en sus precios. Así, en 2017, las operaciones registradas en Euskadi rozaron las 20.900, lo que supuso un 11,5% más que las transmisiones que se llevaron a cabo en 2016 y el cuarto año de crecimiento consecutivo, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Fomento. Esa cifra es, además, casi el doble de las 10.736 que se vendieron en 2013, el peor año de la crisis, aunque todavía está más de un 21% por debajo de las 26.573 que cambiaron de dueño antes del pinchazo de la ‘burbuja’ inmobiliaria en 2007.

Y en paralelo, también los precios continuaron el año pasado la senda alcista que iniciaron asimismo en 2013, y además lo hicieron con fuerza, ya que en la comunidad autónoma vasca experimentaron con un incremento del 5,2% el mayor repunte desde antes incluso de comenzar la pasada crisis económica, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV) dado a conocer también ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aún así, el coste de la vivienda en Euskadi todavía se mantiene, de media, un 25% por debajo de los máximos alcanzados durante el ‘boom’ inmobiliario hace una década.

No obstante, ambos datos -el aumento de compraventas y de precios- en el País Vasco contrastan con los del resto de España de manera opuesta cada uno. Y es que mientras en Euskadi ese incremento del 11,5% en el número de operaciones fue el menor de todas las autonomías, la subida del 5,2% en los precios fue la cuarta más elevada de todas las comunidades, sólo por detrás de las fuertes alzas registradas durante 2017 en Madrid (11,4%), Cataluña (9,6%) -entre las dos suman más del 31% de las compraventas de viviendas registradas el pasado año en España- y Baleares (8%).

En el conjunto nacional se realizaron un total de 532.367 transacciones inmobiliarias, un 16,3% más que en 2016 y el dato más elevado desde 2008. Desde 2013, cuando se contabilizó el menor número de operaciones (300.568), las compraventas se han recuperado un 77%, si bien siguen casi un 80% por debajo de las algo más de 955.000 que se realizaron en 2006, el año récord del sector.

Vivienda nueva y usada

Asimismo, cabe destacar que 2017, con 50.398 operaciones, supuso el fin de las continuas caídas de ventas de vivienda nueva en España. Unos descensos que se venían produciendo desde 2007, cuando se comercializaron casi 412.500 viviendas de este tipo a lo largo y ancho del país. Este dato también contrasta con el de Euskadi, donde las transacciones de vivienda de nueva construcción cayeron el pasado año un 20%, al registrarse sólo 2.913, frente a las 3.655 de 2016. Y a pesar de ello, en cuanto a sus precios, este tipo de compraventas se encarecieron un 7% en el País Vasco, mientras en el conjunto de España se incrementaron un punto menos, el 6%.

Respecto a las de segunda mano, las ventas aumentaron en la comunidad autónoma un 19,2% (se realizaron 17.978 operaciones) y sus precios se elevaron una media del 4,7%. En la suma nacional también se comercializaron un 17,4% más que en 2016 mientras su coste experimentó una subida del 6,25%.

Con todos estos datos sobre la mesa, que constatan la recuperación del sector inmobiliario residencial, el Gobierno tiene previsto aprobar hoy en Consejo de Ministros el Plan Estatal de Vivienda para el periodo 2018-2021.

Entretanto, los portales de Internet especializados ven un crecimiento «sostenido y moderado» del mercado, como señala, por ejemplo, Ferran Font, director de Estudios de ‘pisos.com’, quien destaca la segunda mano «como gran protagonista». Asimismo, señala que mención especial merecen las compras efectuadas por extranjeros, «que demuestran su fuerte confianza en el sector inmobiliario español».

En cuanto a la evolución de los precios, Ferran Font llama la atención sobre que el crecimiento de 2017 ha sido «moderadamente superior al de 2016 y ha supuesto el año con mayor crecimiento de la última década». No obstante, afirma que se trata de un incremento «razonable» y estima que «debería continuar así para sentar las bases de una recuperación sin rupturas». Es esencial, a su juicio, que «el precio del suelo para nuevas promociones no se dispare, dado que el sobrecoste podría acabar trasladándose a los precios de venta», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos